Primera Comunión: el vestido

En el tema del vestido de la Primera Comunión no es que me quiera meter mucho porque es algo ¡tan personal y hay tanta posibilidades¡ A lo largo de asistir a muchas procesiones del Corpus (donde los comulgantes de ese año salen acompañando a la Custodia) he visto todo tipo de vestidos, tanto de niño como de niña. Desde palabra de honor para ella (de verdad de la buena) como trajes marfil nacarados para ellos. Todo depende de los gusto. Así que en esta ocasión te voy a contar mi experiencia personal, que puede ser que te ayude (o te espante).

Hace mucho tiempo, tanto que ni siquiera tenía novio, vi un vestido de Comunión en un escaparate que me encantó. En ese momento a Dios puse por testigo (como Escarlata O´Hara) que si algún día tuviera una niña, haría su Primera Comunión con un modelo parecido. Por aquel tiempo no existían los móviles y no llevaba una cámara de fotos encima (no era costumbre en el siglo pasado, ¡qué cosas!) así que el único detalle que se me quedó en la retina fue la tela: organdí con bodoques.

Si el diseño lo tenía claro, el lugar dónde comprarlo, más: sería en Golositos  (C/ Lope de Rueda, 4. Stno-Drcha Madrid).  Anteriormente ya habíamos confiado en ellos y el el resultado siempre fue fantástico.

Además de vestidos de ceremonia, cada año María Platero, diseñadora y propietaria, presenta un magnífica colección de vestidos de Primera Comunión, en la que la tradición y la novedad conviven. Además, la posibilidad de personalizar a partir de los modelos de la colección, te permite conseguir que el vestido sea único y original.

Para una primera visita debes pedir cita. Así te aseguras estar tranquila y ver los vestidos con calma y estudiar sus posibilidades. Te recomiendan no ir más de 3/4 adultos con la niña (no se trata del programa de TV  ¡Si, quiero ese vestido!) Una vez allí, durante una hora más o menos,  la niña podrá probarse los vestidos que más le gusten (4/5).

A nosotros nos sobraron 45 minutos. En cuanto entramos en el taller, lo vimos más que claro.  Allí no estaba el vestido que yo vi en su día en el escaparate de aquella tienda (que ya no existe), sino uno mejorado. Era de orgadí suizo con bodoques y con un diseño precioso. Y ese fue el escogido.
Cada vestido es hecho de nuevo con las medidas de la niña, por lo que les queda como un guante. Se nota la profesionalidad de las costureras y del personal que atiende.  Y lo mejor de todo, ¿caro? Pues no, teniendo en cuenta el diseño exclusivo y la calidad y variedad de los tejidos.
Además, tienen todos los complementos que la niña pueda necesitar ese día: chaqueta, cancán, fajín, adornos para el pelo… Sobre esto último me rompieron los esquemas. En un principio tenía claro que la Princesa iba a ir con una de las maravillosas coronitas de Olivia& Cloe. Pero cuando la vimos con esa diadema ancha que parecía estar hecha para ella, no lo dudamos. Así que os recomiendo que os dejéis aconsejar por ellas. ¡¡Saben mucho!!

Y esta es mi experiencia. Si buscas un sitio en Madrid, recomendado al 100%

 

¡¡Feliz lunes!!

*Este post no está patrocinado. Lo cuento como lo siento

La receta de la Tía Tere: Tarta de Donuts

¡¡Qué mala es la gripe!! Entró en casa hace unos días y me ha dejado KO. Tanto que no tengo ganas de hacer nada. Por mi me quedaría en la cama hasta más ver. Bueno, lo mismo me levantaría a hacer la tarta de donuts que me ha mandado la Tía Tere. ¡Menuda pinta! Con lo cocinillas que soy yo y últimamente no hago nada. La razón no es otra que no lo hago porque me lo como y con esto de la menopausia parece que las calorías se multiplican por 10. Pero bueno, esa es otra historia.

La receta, originariamente, procede del blog Dulces frivolidades y ahora te explico cómo hacerla.

INGREDIENTES

  • 1 base de bizcocho
  • 2 litros de Nata líquida para cocinar
  • 260 grs. de preparado de Flan Royal para hacer 2 litros de flan
  • 1 tableta de chocolate negro
  • 7 Donuts glaseados (los de toda la vida)
  • Para adornar, chocolate blanco

PREPARACIÓN

Para esta receta lo óptimo es tener un molde de 28 cm de diámetro, en el que pondrás una placa de bizcocho. Este bizcocho lo puedes comprar ya hecho en cualquier supermercado o, por el contrario, hacerlo tú con alguna receta básica. Encima del bizcocho debes colocar los donuts .

En una cacelora,  pon a calentar el litro de nata y cuando esté tibia, incorpora la mitad del preparado del flan.  Remueve para que no se te pegue. Y cuando empiece a hervir, vierte el líquido sobre los donuts. No lo hagas de un golpe. Ayúdate de una cuchara. Primero que el líquido caiga sobre la cuchara y después sobre los donuts. Verás que los donuts se quedan anegados. No te preocupes, que se lo “beberán” todo.  Deja el molde sobre la encimera para que se enfríe un poco y después mételo en la nevera durante una hora aproximadamente.

Pasado ese tiempo, calienta el otro litro de nata que nos quedaba. Cuando empiece a estar caliente, incorpora el chocolate negro troceado para que se derrita, y después el resto del preparado de flan. Cuando empiece a hervir, échalo sobre los donuts, con la misma técnica de la cuchara.

Solo queda dejar que se enfríe y decorar con el chocolate blanco derretido por encima.

Vale, ya sé que muy healthy no es, pero para un día especial, ¿no es una delicia?

¡¡FELIZ VIERNES!!

Primera Comunión ¿dónde celebrarlo?

 

 

Seguimos con los preparativos de la Primera Comunión. Una vez que sabemos la fecha, surge la gran pregunta, ¿dónde celebrarlo? En este punto hay tantas opciones y opiniones como lugares hay de celebración. Partiendo de esa premisa, yo te voy a dar mi punto de vista y una serie de tips que te pueden ser de utilidad a la hora de escoger el sitio.
Nunca hay que olvidar que la celebración es de un niño, que por cierto ya tiene criterio y que sabe muy bien lo que le gusta o no. Con esto quiero decir que, a la hora de buscar sitio, contaría con su opinión y huiría de lo que no le gusta. Tampoco te vayas a sitios demasiado protocolarios donde una fiesta infantil no tenga cabida. Ahora hay multitud de sitios donde te ofrecen una animación paralela para los niños y para mi fue la mejor opción, ojo que no la única. Si prefieres decantarte por un restaurante sin más, procura que tenga un jardín, un parque o un sitio donde los niños puedan salir para que no se les haga demasiado tedioso.

Espacio: Cosas que yo preguntaría:

1.-Montaje: ¿Imperial o banquete? A mucha gente le da lo mismo, a mi no. Yo tenía claro que quería un montaje en banquete (mesas de 8/10 personas) individuales. Si es en banquete, define bien de cuánto son las mesas y cuál es el máximo de comensales por cada mesa. Eso te ayudará mucho a la hora de sentar a la gente (si es que vas a hacer protocolo de mesa) El montaje imperial se trata de una mesa larga donde todos los comensales se sientan seguidos. Es ideal si el número de invitados es pequeño.

2.- Salón compartido o no. En época de Primeras Comuniones es bastante frecuente que los restaurantes, hoteles y lugares de celebraciones optimicen el espacio metiendo más de una celebración en el mismo salón. Si se da el caso, infórmate bien de cómo separan los salones (lo más habitual es mediante biombos) el número de Comuniones por salón y el número de comensales de cada uno. Huye de los enormes salones en los que comunicarte con los invitados en casi misión imposible.

3.-Decoración del espacio: Por lo general el espacio coloca centros de mesa de flores sencillas. Además suelen colocar el menú con el nombre del niño.  Pero si quieres más, pregunta a la hora de cerrar con el sitio. Lo mismo disponen de un servicio adicional (flores, papelería o decoración) o te permiten que seas tú el que decore el salón un día antes. En ese caso, déjalo bien cerrado para que no haya sorpresas de última hora.

Menú:A la hora de escoger el menú, procura que haya una opción infantil. Ya no se trata de cantidad, sino de escoger aquello que al protagonista le guste.  Para el resto de los comensales, piensa en un menú sencillo que pueda gustar a todo el mundo. Si la ceremonia es a media mañana, intenta poner un aperitivo de bienvenida para que los invitados no tengan que hace mucho tiempo hasta la hora de la comida. Ten en cuenta a los invitados con alguna intolerancia alimentaria y a los veganos y vegetarianos. En todos los lugares de celebración dan menús alternativos, pero hay que avisarlo con tiempo. Si te dan la opción de probar el menú previamente, no lo dudes. Te puedes llevar grandes sorpresas (nosotros de hecho, cambiamos el menú una vez lo probamos)

Mesa de chuches: Si quieres endulzar el momento con una mesa de chuches, cierra con el lugar si lo hacen ellos o por el contrario puedes montarla tú (bien contratada o DIY) Por lo general, son bastantes flexibles en este tema y te dan libertad. Una vez más te reitero, ciérralo bien en cuando lo tengas claro.

Animación, música y barra libre: Otra de las cosas a tener en cuenta es el tema de los horarios: hora de entrada y, lo que es más importante, hora de salida. Si hay animación, apúntate bien la hora y ¡ponte una alarma! Con tantas emociones es más que probable que se te pase. Es fácil que haya una animación (tipo disco) para todas las celebraciones de ese día. Seguramente, haya un bar pero aquí viene la parte que a mi no me gusta. En muchos sitios cada invitado se debe pagar su consumición. Para evitar eso, trata de contratar un camarero en tu espacio. Así tus invitados pedirán la copa en tu salón y podrán ir a bailar a la pista sin necesidad de abonar nada.

En cuanto a la música, si optas por poner tú tu propia música en tu salón, deberás pedir permiso al local. En caso de que te lo permitan, o bien lo puedes contratar o por el contrario llevar tu propio equipo e instalarlo allí. Si haces lo segundo que sepas que tienes que pagar un canon a la SGAE de 112,43 euros, hasta 75 invitados. A partir de esa cifra, hay que sumarle 0.45€ por persona. Los lugares de celebración son los encargados de pagar ese canon. Si contratas el servicio a una empresa externa o llevas tu propio equipo, concreta quien pagará esa tarifa.

Y por hoy, creo que ya está bien. Seguiremos avanzando próximamente.

 

¡¡FELIZ LUNES!!

Pescado de temporada: enero

Estamos casi a finales de mes y todavía no he dado la lista del pescado de temporada del mes de enero. ¡No tengo perdón! Te recuerdo que si consumes productos de temporada, como por ejemplo frutas y verduras y pescado, no solo te servirá de garantía de calidad sino que lo notarás en el ahorro en la cesta de la compra y ayudarás al medio ambiente.

Comer pescado tiene muchos beneficios para nuestro organismo. Es un alimento de bajo o moderado valor calórico pero con un valor de nutritientes elevado. El pescado nos aporta proteínas, vitaminas y minerales,  fósforo, magnesio, selenio, y yodo. Además son una fuente de grasas insaturadas, las llamadas grasas buenas, y de Omega 3.

Lo malo del pescado son las espinas y a veces el precio. Pero ya te digo que si lo compras en temporada, la cosa no es tan grave.

Veamos entonces qué debes buscar en el mercado este mes:

Besugo
Bonito
Lenguado
Dorada
Merluza
Pargo
Pez Limón
Sargo
Pulpo
Sepia
Almeja
Navaja
Mejillón

¡¡FELIZ VIERNES!!

Primera Comunión: pasos a seguir

El año pasado, la Princesa recibió su Primera Comunión. Un día muy importante para nuestra familia, ya no por la celebración en si, sino por el significado que este paso significaba en su vida. Este año quiero compartir los pasos que seguimos para el gran día por si a alguno le puede ayudar.

Leo el título de este post y el primer paso que me viene a la mente es preguntar al niño/a si quiere recibir la Primera Comunión, si sabe lo que verdaderamente significa y si la quiere recibir por el significado en si o por la fiesta y los regalos. Parece de Perogrullo, pero desgraciadamente no lo es.  Me juego los dedos de una mano, sin miedo alguno a perderlos, que por lo menos uno de los niños que recibieron la Primera Comunión con mi hija no ha vuelto a pisar una Iglesia un domingo.

Si el niño es sincero y decide no hacerla o te confiesa que quiere la fiesta y los regalos, ¿ por qué no te planteas hacer el fiestón con cualquier otra excusa? ¿Por qué no celebrar por todo lo alto el cumpleaños de los 10 y olvidarse de todo tinte religioso? Te aseguro que puede ser la idea más coherente y sensata.

Solucionado este punto, a partir de ahora te voy a ir contado esporádicamente, y en diferentes post,  los pasos que yo seguí para la preparación del día:

1.- Lugar de celebración

2.- Vestido de comunión

3.- Fotografías

4.-  Recordatorios

5.- Regalos para los comulgantes

¡Que empiecen los preparativos!

¡Feliz lunes!