Cambios físicos de la menopausia: aumento de peso

Uno de los efectos colaterales de la menopausia es el aumento de peso y doy fe de ello. Y es que, durante este periodo se producen algunos cambios metabólicos que afectan a la distribución de la grasa, además de reducirse la quema de calorías y a veces lleva consigo un aumento del colesterol (del malo).
Está claro que esta subida de peso depende del organismo de la mujer y de sus hábitos. Pero las que tenemos tendencia a engordar (como yo) solemos aumentar una media de 7 kilos durante el climaterio, según un estudio del  Instituto Médico Europeo de la Obesidad. Estos kilos de más se suelen poner, en la mayoría de las mujeres, en el abdomen, los glúteos y el pecho. Pero ¡ojo, no todo son kilos! Esa sensación de hinchazón no siempre es provocada por el aumento de grasa, la retención de líquidos también interviene en esta maravillosa época de la vida de una mujer (no sé si lo digo con ironía o no). En cualquier caso, sean grasas o líquidos, lo cierto es que este cambio corporal puede llegar a afectar a la irritabilidad, a la ansiedad y a los cambios de humor inherentes a este proceso, de los que ya te hablaré más adelante. 
Pero que no cunda el pánico que para todo hay remedio. ¿Qué podemos hacer para mantener el peso a raya? Parece una obviedad, pero esto es lo que hay que hacer: cuidar la alimentación, beber agua y hacer ejercicio. Así que te voy a dar una serie de tips para que los tengas en cuenta (y de paso a ver si yo me aplico el cuento)
  • Alimentación: 
    • Procura que tu dieta esté formada por alimentos ricos en fibra 
    • Consumir 5 raciones entre frutas y hortalizas al día
    • El pescado azul es tu amigo porque aporta Omega 3
    • Inclínate por carnes blancas como el pollo, el pavo o el pescado azul que son menos grasas
    • Evita el consumo de grasas saturadas (bollería industrial, comida basura…) y aumenta las insaturadas, como los frutos secos que no sean fritos
  • Ingesta de líquidos: 
    • Huye de las bebidas azucaradas (como los zumos) y carbonatadas
    • Lo mejor, beber agua, alrededor de 2 litros de agua al cabo del día
    • Las tisanas drenantes, como la cola de caballo, ayudan con la retención de líquidos
  • Ejercicio: 
    • No hace falta convertirte en la versión femenina de Rafa Nadal. Con al menos caminar todos los días 30 minutos a paso ligero es suficiente para mantener la forma. 

Esto no significa que a partir de ahora tu vida sea una dieta constante. Si hasta ahora lo óptimo era la dieta CCC (Comer Con Cabeza) lo que funciona a partir de ahora es la dieta CCMMC (Comer Con Mucha Más Cabeza).  Resumiendo, como siempre dice la Doctora sin Zapatillas, lo que nos toca en la menopausia, como en cualquier otro periodo de nuestra vida, es menos plato y más zapato. 

¡¡FELIZ LUNES!!

Deja un comentario