Datos

En los últimos días han llegado a mis manos una serie de datos escalofriantes que me demuestran que, queramos o no, vivimos conectados y en la era digital. Ahí van algunos:

– Más de 5.000 millones de personas telefonean, mandan mensajes de texto, tuitean y
navegan por Internet con teléfonos móviles
– Facebook cuenta con más de 901 millones de usuarios activos
– Cada día se envían 340 millones de tuits
– En el mundo se registran cada segundo 10.000 transacciones de pagos con tarjetas

 Impactante, ¡no? Pues no tanto si vemos lo que pasa en Internet en un solo minuto:
– Se transfieren 639.800 Gigabytes de datos en el mundo
– Se registran 1.300 nuevos usuarios móviles
– Se descargan 47.000 apps
– Se envían 204 millones de mails
– Se ven 20 millones de fotos
– Se escriben 100.000 tuits

Da un poquito de vértigo, ¿no? Y todas estas acciones van generando datos nuestros. Me han contado que con todas las pistas que nosotros mismos hemos ido dando a Google con nuestras búsquedas, por ejemplo nos podrían avisar del cumple de nuestro hijo, sugerirnos un regalo acorde a sus gustos y costumbres, indicarnos donde lo podemos comprar cerca de nuestro domicilio  y donde es más barato.
Muchos de los que estáis leyendo esto estaréis indignados,  a punto de dar al escape y con el firme propósito de arrojar al mar el dispositivo que tenéis ahora mismo delante. Pero yo no. Porque creo que todo esto nos hace la vida más fácil. Y en cuanto a la exposición de mi vida, es una decisión propia. ¿No escribo un blog y todo el  mundo se entera de mis alegrías, mis penas, mis pensamientos y mis recetas? Vale, puede que sea un poco exhibicionista, pero no me avergüenzo de ello y no me importa.
Pese al sustito que me han dado estos datos, soy de las que va a intentar coger el tren de la era virtual, tecnológica y exhibicionista. ¿Y vosotros? ¿Qué opináis?

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!
(Señores de Google, a vosotros también os deseo un buen día)

2 Responses

  1. 10 octubre 2013 at 7:07 am

    Estoy de acuerdo contigo a grandes rasgos. Estoy un poco cansada ya de tanta historia con las privacidades en facebook y demás. Primero, que de todas esas veces que han dicho que habían vuelto a cambiarla, a mí parece no haberme afectada ninguna. Lo compruebo de vez en cuando y mis publicaciones siguen estando disponibles sólo para mis amigos salvo que yo indique otra cosa. Segundo, si estás en facebook, o tienes un blog como nosotras, es para que te vean. Pero también depende de tí lo que publiques, está en tus manos escoger qué facetas de ti mism@ quieres mostrar. Se trata de aprovechar toda esta tecnología en nuestro favor, ¿no? Otra cosa es que te puedan etiquetar en alguna foto que no te interese que se vea, pero lo que los demás cuelguen por ahí ya no depende de ti. Como mucho puedes controlar que se vea en tu biografía o no.

    Lo de las cookies y anuncios personalizados ya resulta algo más intimidador, al menos al principio. Una cosa es lo que tú decidas publicar sobre ti mismo y otra que te estén espiando en tus búsquedas en google y encima te lo recuerden. O incluso lo que escribes en los emails, porque a veces te salen anuncios en gmail que hacen referencia a algo que has estado comentando en un mensaje. Eso ya me da más repelús. A veces hasta es útil, yo he descubierto alguna cosa interesante gracias a esos anuncios personalizados, pero no deja de ser una invasión de nuestra privacidad. Creo que todavía tenemos pendiente encontrar ese equilibrio entre la tecnología que nos ayuda y la que se mete demasiado en nuestras vidas.

  2. 10 octubre 2013 at 10:46 am

    Viene a ser lo mismo que vivir en un pueblo pequeño, las redes sociales se comportan así. Antiguamente podías mudarte de ciudad y nadie sabría de ti, pero en tu pueblo…todo el mundo sabía lo que hacías y con quién y cuándo. Ahora igual pero en más sitios, y de todas formas también está la opción de no usar estas cosas. ¿Has visto la serie Person Of Interest? Buscan mucho en las redes sociales, jaja.
    Bsitoss

Deja un comentario