De Santa Lucía a la Candelaria

Esta historia que hoy os cuento la tengo reservada desde el 8 de enero. Se la escuché a Lorenzo Caprile (diseñador, entre otros modelos, del vestido de boda de la Infanta Cristina y del vestido rojo que llevó la Princesa en su estreno con la realeza europea en no sé que boda real) y estaba esperando al día de la Candelaria para contarla. Pero como el día era ayer, la he trasladado a hoy San Blas, que lo mismo da.
Yo soy de las que me reservo el día 7 para “guardar la Navidad”. En casa el 7 por la tarde no queda ni un adorno, ni un turrón, ni un Chritsma que se precie, a no ser que se me haya traspapelado, que siempre me pasa. Pues bien, según cuenta la “tradición más tradicional” el Belén o Nacimiento se debe colocar en Santa Lucía (aquí vamos con retraso porque muchos de nosotros aprovechamos el puente de la “Inmaculada Constitución” para hacerlo) y se debe quitar el 2 de febrero, la Candelaria. 
Y ¿por qué esa fecha?  Porque el 2 de febrero se cumplía la cuarentena de la Virgen (40 días desde Navidad) y ese día se presentó el Niño en el templo, como era la tradición.
Desde luego no voy ser de las que se sume al carro, porque me da una pereza que me muero tener los adornos navideños hasta febrero, pero me ha parecido una tradición bonita que quería compartir. 
Y vosotros, ¿cuándo son vuestra fechas?
¡¡FELIZ LUNES!!
(41 días desde la Navidad y 67 días para las vacaciones escolares de Semana Santa)

Deja un comentario