Gracias por todo profes

Ayer fue el día mundial de los docentes. La verdad es que lo desconocía, pero creo que ya no se me va a olvidar. Tenemos tantas cosas que agradecer a esos hombres y mujeres dedicados a con tanta devoción a este trabajo. Porque no nos engañemos, la educación tiene que ser vocacional porque sino, menuda tortura de trabajo. No es comparable a la minería o a la construcción, pero desde luego no es un trabajo fácil. Meterse entre 4 paredes con 25 niños, cada uno con su impronta, su temperamento, sus manías, sus vicios, sus dificultades… no es para menos tarea fácil. 
No sé si te pasa a ti, pero yo cuando recuerdo a los profesores que he tenido a lo largo de mi vida, no puedo menos que esbozar una sonrisa. Y curiosamente me acuerdo del nombre de todos lo que tuve en el colegio y no recuerdo tanto a los de la Universidad. Quizá porque los primeros me ayudaron a afianzar lo que soy hoy. Y digo afianzar porque soy de la opinión de que la educación, el saber estar, la principios, valores y carácter debe enseñarse en casa y en el cole solo eso, afianzar. Recuerdo a Pilar, a Maribel, Maite, Raimundo, José Antonio… y así podría seguir hasta completar la larga lista. Y de cada uno podría decir lo que me aportó para ser hoy lo que soy. 
Y ahora en la Princesa veo gestos, aptitudes, enseñanzas de cada uno de los profesores que hasta la fecha le han ido guiando en su formación y no puedo menos que estar profundamente agradecida a cada uno de ellos. Sé que lo hacen lo mejor que pueden, saben y dejan. Y por eso solo ya se merecen todo mi respeto y admiración. 
Es fácil juzgar a los profesores, criticar sus métodos, reprochar sus enseñanzas, condenar su falta de ubicuidad, exigir un poco más a su infinita paciencia… pero que no nos pongan en pellejo. Porque si nuestros hijos, a veces, nos vienen grandes, ¡cómo nos vendrían los de los demás!
Y tú, ¿recuerdas con cariño a tus profesores? 
¡¡FELIZ  MARTES!!

3 Responses

  1. Anónimo
    Responder
    6 octubre 2015 at 9:57 am

    Ya sabes que estoy totalmente de acuerdo…y aún con el tiempo y la distancia (que es mucha) sigo manteniendo contacto con mi "señorita Cristina" de 1º y 3º grado de primaria, fui muy afortunada en tenerla en esos años tan importantes, como también recuerdo otros tantos…pero ella es especial, y seguir en contacto después de treinta y muchos años me enorgullece…
    Felíz martes!
    Gri

  2. 6 octubre 2015 at 10:21 am

    Hola. los profesores son esenciales en nuestro desarrollo y en nuestra formación. Tabto nosotros en su momento como nuestros hijos pasan muchas horas bajo su tutela y van adquiriendo hábitos y costumbres de todos ellos, Yo siempre recuerdo con mucho cariño a mis profesores por su trabajo, su paciencia y dedicación con todos y cada uno de los alumnos… siempre nos dejaron alguna huella que nos permitió convertirnos en als personas que somos en la actualidad. Me uno a tu homenaje a los profesores, muchas veces muy criticados y poco valorados.

  3. 6 octubre 2015 at 6:22 pm

    Ay, lo que daría yo porque sólo fueran 25!!! 😂😂😂
    Jaja, bromas aparte, lo mejor de ser profe está siempre dentro del aula. Quítame los papeleos y algunos papis un poco de aquella manera y échame 150 niños y seguiré llegando feliz a casa 🙂

Deja un comentario