Hasta el forro de forrar

Foto: www.letspack.es
Llevo dos noches forrando libros. Y oigo una voz en mi interior que me dice “claro, si no lo hubieras dejado para última hora”, que bien podría proceder de Mi Santa Madre pero no, es de mi conciencia. Pero en mi defensa te tengo que decir, querida conciencia, que aunque me hubiera planificado desde el 31 de julio, que es desde cuando tengo los libros, hubiera forrado el mismo número de ellos. Creo que durante toda mi primera etapa de colegio no tuve tantos libros como la Princesa en un solo curso. Si mal no recuerdo, nosotros teníamos uno por asignatura y no más de 5 asignaturas: matemáticas, lenguaje, sociales, naturales, religión y poco más. Ahora que si Natural Sciences, lengua y aprendizaje primer trimestre, oratoria y no se qué segundo trimestre, cálculo numérico primer trimestre y así hasta casi 20 libros con nombre de asignaturas que te hacen dudar en que curso has matriculado a tu hijo. Así lo 300 eurazos que nos hemos dejado en ellos. 
Pues en estos días me he acordado mucho de los padres de familias numerosas. Si yo me considero medianamente mañosa y he terminado hasta el forro de forrar, no me quiero imaginar a los que sean un poco torpes y encima tengan más de uno, dos, tres o cuatro (aunque creo que madre de familia numerosa y poco habilidosa son conceptos incompatibles).
También me he acordado mucho de los chinos y de toda la República Popular, ¡¡¡quién me mandaría a mi comprar el forro autoadhesivo en los chinos!!! Menuda porquería. (Los chinos ya no son lo que eran, pero eso será otra entrada). Después de una noche tensa, en la que todo excepto los libros acabó plastificado, decidí forrar con plástico de toda la vida. Y el resultado ha sido muy digno.
De esta primera experiencia en primaria he aprendido que el año que viene debo empezar a forrar los libros en julio, no forrarlos con papel autoadhesivo y de hacerlo que sea de calidad y que nunca debo fiarme de un artículo chino, por mucho que ponga que está fabricado en España.

¡¡¡FELIZ MARTES!! 

3 Responses

  1. Anónimo
    Responder
    9 septiembre 2014 at 7:44 am

    jajajajaja…yo esta vez eliminé como primera opciñon el transparente adhesivo…porque sabía que eso iba a terminar mal!…pero con el plastico de toda la vida….tuve un instante de odio… imposible forrar y que quedase bien, pero luego… nos fuimos haciendo amigos y casi tengo todos terminados (confieso que me quedan algunos por forrar!)
    Quizás tengo que aplicarme a tu consejo….no dejarlo para septiembre!
    Beso guapa!
    Gri

  2. Monica
    Responder
    9 septiembre 2014 at 10:29 am

    Qué bien te entiendo!! También acabé hasta el forro de forrar ayer noche. Me acordé de mi madre con 6 hijos… pero la diferencia es que antes no era imprescindible ni forrarlos ni poner una foto en cada libro… en cada carpeta y en cada folleto de pagatinas… 42 fotos en total y con forro autoadhesivo. Mientras mi hijo subido a mi espalda reclamaba mi atención, me quitaba las tijeras, recorataba sus fotos (por la mitad) y también mis dedos…
    Creo que es el colmo de la torpeza y del consumismo, pero el otro día me dejaron un folleto en el coche de una papelería donde te los forran de manera rápida y barata. Lo tiré al suelo porque me pareció el colmo… hoy ya no me parece tan descabellado…

  3. 9 septiembre 2014 at 7:35 pm

    Yo ando igual… Forra que te forra. Y por partida doble! Un besote.

Deja un comentario