Frustración: cuanto antes mejor

Si tú, amiga embarazada, me pidieras un consejo sobre cómo educar a tu hijo te diría que desde bien pronto le empezaras a frustrar. Con cariño, con respeto, con mucha mano izquierda, como tú quieras pero frustación en toda regla. 
Pero no frustar porque si, porque me da la gana, porque soy tu padre/madre, por que lo digo yo, porque me han dicho que es recomendable hacerlo al menos 3 veces al día… Debes frustar al niño cuando sea realmente necesario, cuando para lograr lo que él quiere te tienes que deshacer en mil pedazos, cuando sus exigencias te convierten en esclavo en lugar de padre/madre… 
Y ¿por qué lo tengo tan claro? Porque, desgraciadamente, la vida es dura, muy dura. Todos los días nos encontramos con miles de obstáculos que, casi siempre, vamos sorteando con mayor o menor dificultad. Y cuando más mayor te haces, mayor es la piedra que se te mete en el zapato.  Y si desde pequeño, como algo innato, empiezas a hacer frente a esas minúsculas piedras, cuando seas grande podrás hasta con el peñón de Gibraltar.  
No sirve de nada que tú estés al lado de tu retoño para que no se caiga, para que nadie hiera sus sentimientos, para hacer tú lo que a él no le apetezca, para estar con él hasta que determine que es la hora de irse a la cama (aunque tú te estés cayendo por las esquinas…) Porque habrá un momento en el que el retoño se convierta en bigardo y tendrá que salir a la pista sin red. Y entonces nadie estará a su lado para evitar sus fracasos, que seguro que habrá más de uno. Y seguro, que en ese momento, ese granito de arena de playa para él sera como el mismísimo peñón. 
Por eso te digo que frustres a tu hijo. No, no puedes bajar a la calle con sandalias cuando llueve. No, no te voy a dar el bizcocho hasta que no te termines la tostada que has pedido. No, no te puedes quedar jugando porque son las 11 de la noche. No, no me voy a levantar de esta silla porque a ti te apetezca sentarte en ella. 
Piénsalo, mejor empezar a los 2 que no a los 50. Entonces, será demasiado tarde. 

¡¡¡FELIZ LUNES!!!

Deja un comentario