Historia de una escalera

¡¡Qué barbaridad!! Hace varios días que llegaron los Reyes y aún no me he recuperado. ¡Cuántas emociones, que trajín de días, cuántos roscones comidos, qué cantidad de juguetes…! Lo dicho, una barbaridad. Desde que mi  hermana y yo somos madres, el día de la cabalgata se ha convertido en todo un acontecimiento para la familia, esté o no en Madrid. El motivo no es otro que el despliegue de medios que hacemos para que los Príncipes vean la cabalgata como ellos se merecen. Aunque estamos a punto de patentarlo quiero compartirlo hoy con vosotros. Os cuento paso por paso:

1.- En las sillas de paseo de cada uno de nuestros pipiolos colocamos una escalera. Es importante poner la escalera boca abajo para que encaje perfectamente en la silla. La escalera se sujeta a la silla con un pulpo. Cada niño se monta en su silla y así vamos hasta el lugar elegido para ver la cabalgata

2.-  Llegado al sitio escogido desmontamos el invento, sentamos en lo alto de cada una escalera a un niño y les atamos con los pulpos o, en su defecto, con una bufanda

3.-  El último paso consiste en abrigarles con una mantita y darles su chocolate caliente (que llevamos en un termo) y su trozo de roscón para que merienden.

¿Es para patentarlo o no?

4 Responses

  1. Anónimo
    Responder
    11 enero 2012 at 6:51 pm

    así dá gusto yo el año que viene me apunto pero me teneis que tapar con la mantita y darme el roscón y el chocolate ja ja ja

    Tere M.

  2. Anónimo
    Responder
    12 enero 2012 at 12:38 pm

    La pregunta es…. ¿cómo se os ocurrió por primera vez? ¿y no se quejan los de detrás?? besos. Rousita.

  3. Melchor
    Responder
    27 diciembre 2018 at 3:24 pm

    PENOSO gente así de egoísta fastidia a familias, y sobre todo a los niños que les toca detrás de personajes como vosotros. Solo os falta ir con un paraguas dado la vuelta para coger los pocos caramelos que les corresponderían a los que no dejáis ver.. Espero que vuestros hijos no hereden esa miseria de actitud en la vida, mientras yo tenga lo que quiero, qué me importan los demás?

    • Corriendo sin zapatillas
      Responder
      27 diciembre 2018 at 3:37 pm

      Gracias por su comentario pero debo aclararle algunas cosas. En los años que llevamos la escalera nunca jamás recibimos queja alguna porque ya nos cuidamos mucho de colocarla en un lugar donde no molestara a nadie. Quizá sea la perspectiva de las fotos, pero los niños que estaban sentados en las gradas estaban más altos. En segundo lugar nunca llevamos paraguas, y si lo hicimos fue para protegernos de la lluvia. Nunca lo usamos para coger caramelos. Es más, en el sitio donde nos poníamos ni siquiera llegaban los caramelos. Y en tercer lugar, me siento afortunada de que mi hija y mis sobrinos hayan heredado mi afán por ayudar a los demás y de pensar siempre en el prójimo.
      De nuevo le reitero mi agradecimiento por leer el blog, y le deseo una Feliz Navidad y un Feliz Año Nuevo.

Leave A Reply

* All fields are required

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Rocío Cano + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web corriendosinzapatillas.com + info