Hoy toca médico: Collar de ámbar para la dentición de los bebés

De un tiempo a esta parte he visto a muchos bebés con un collar de ámbar en el cuello. Lejos de pensar que había un trasfondo detrás, me imaginaba que era fruto de una tendencia que para mi, particularmente, me parece bastante fea porque yo no soy de enjoyar a los niños y mucho menos a los bebés. Pero mira tú por donde no se trata de una moda en si, sino una moda terapéutica. Y es que, según dicen, el ámbar tiene poderes analgésicos que al contacto con la piel del bebé son absorbidos, paliando las molestias propias de la dentición, Para un efecto completo se recomienda que el niño lo lleve siempre, incluso para dormir.
Llegados a este punto, me he querido vestir de Gloria Serra  y llegar al fondo de la noticia.
Por una parte, he investigado el origen de esa creencia de los efectos positivos del ámbar. Este material es una resina fosilizada, normalmente de una conífera (un pino), que contiene ácido succínico que ayuda en el proceso de protección y sanación del árbol cuando es cortado. Parecer ser que esas propiedades pueden ser extrapolables a la raza humana solo con poner la piel en contacto con el material. Otro de los argumentos de la eficacia del collar es el efecto beneficioso que produce el electromagnetismo del material  sobre el sistema nervioso del niño.
Llegado a este punto he consultado a la Doctora sin Zapatillas sobre el acido succínico y el poder electromagnético y ésto es lo que me ha contado:
El ácido succínico, se utiliza para la elaboración de lacas, plásticos e incluso para la fabricación de medicamentos pero no como principio activo sino como excipiente. Por lo tanto no hay una evidencia científica sobre el poder analgésico de este ácido. En cuanto a las propiedades electromagnéticas del ámbar, no es más que una característica propia del material y sus efectos curativos son los mismos que si frotamos un globo hinchado sobre un jersey de lana.
Pero, ¿y los efectos secundarios? Aparentemente un simple collar no tiene porqué tener contraindicaciones pero la Doctora sin Zapatillas nos advierte de lo nocivo que puede ser el uso del famoso collar.
Está probado, y comprobado el peligro de estrangulamiento y asfixia que supone que los bebés lleven este tipo de abalorios.  Cualquier elemento circular alrededor del cuello supone un riesgo de ahogamiento, y más durante la noche que el niño no está vigilado.  Por otra parte, una cuenta se puede soltar o romper, y acabar en la vía respiratoria del bebé produciendo la asfixia. En ambos caso si no hay una intervención rápida de un adulto el bebé puede morir. 
Y si eres de la opinión de que el collar funciona, te voy a decir una cosa. Para que realmente “funcione” el ámbar debe de ser natural. Por lo que asegúrate de que no es sintético o prensado porque no funciona. Esa autenticidad generalmente viene del Báltico, y te va a costar un buen puñado de euros. Con todo ese dinero te puedes hacer con todo tipo de mordedores que seguro aliviarán más a tu peque y de una forma más segura.
¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!! 

3 Responses

  1. 14 junio 2017 at 9:28 pm

    Madre mía, de verdad se lo ponen para dormir? Lo de las propiedades pues bueno, eso ya dependerá de cada uno pero los peligros a los que expones a tu hijo ufff. No conocía estos collares pero desde luego no los usaré. Gracias por la info

  2. 15 junio 2017 at 6:33 pm

    Superinteresante!pero..quien en su sano juicio le pone un collar a du bebe para dormir?

  3. 16 junio 2017 at 5:33 pm

    Qué buen post. Espero que lo lea mucha gente y se acabe con la tontada del collar.
    En Suiza ya era plaga hace tres años cuando nació mi hija.
    En fin…
    Saludos!!

Deja un comentario