La culpa siempre es del profesor

Leo en titulares, ni tiempo tengo de profundizar en las noticias, que se está barajando la idea de vincular los salarios de los profesores a su rendimiento pedagógico. No sé si es un globo sonda para generar controversia y se hable de educación o es una realidad. En cualquier caso, no me parece mal la propuesta. Y no porque desconfíe de los docentes, sino de alguno alumnos y mucho más de sus padres. A lo largo de mi vida de estudiante, y ahora como madre, estoy cansada de escuchar que si la Srta. Zutanita no sirve para enseñar, y al año siguiente es la Srta. Menganita la que aprueba a los que les cae bien, y al siguiente que D. Fulanito no imparte bien las clases.
En este triángulo “amoroso” siempre hay dos constantes (padre/alumno) y una variable (profesor), y el resultado siempre es el mismo… Ahí lo dejo que voy con prisa.

 ¡¡FELIZ JUEVES!!

Deja un comentario