La importancia del nombre

Ultimamente estoy rodeada de embarazadas: en el trabajo, en el parque, en casa, en la piscina… y en todos los sitios, en cuanto han sabido el sexo del bebé, ha salido en la conversación el tema de los nombres, ¡¡¡qué gustos tan diferentes tenemos!!! Para muchas parejas desvelar el nombre elegido para su bebé se convierte a veces en un suplicio. Nunca llueve a gusto de todos. A ti te encanta el nombre, pero a tu prima, hermano, vecino le espanta y en seguida te lo argumentan: ¿Irene? ¡Irene cara de pene! ¿Mónica? ¡¡Mónica caca!! ¿Manolo? ¡¡Manolo cabeza bolo!! Y así uno detrás de otro. Pero gracias a Dios casi siempre impera el gusto de los padres y por eso tenemos un parque nominal tan variopinto. He oído tantas anécdotas sobre los nombres que hasta me he animado a hacer una pequeña clasificación.

LOS DE TODA LA VIDA: María, Ana, Juan, Pedro, Luis, Cristina…Para los modernos les parece de lo más rancio y arcaico. Pero a mi son los que más me gustan. No hay que deletrearlos pero a veces corres el riesgo de que se repita el nombre en el entorno y terminen llamando al niño o bien por el apellido o por un diminutivo.

LOS LOCALES: Pueden ser nombres preciosos, pero en su comunidad autónoma correspondiente. Pino, Montaña, Valle, Triana, Covadonga, Isidro.. En este saco meto a los difíciles de pronunciar y escribir como Yeray, Yurena, Yaiza, Jonay (canarios), Jaume, Pere, Carles, Francesc (catalanes), Sabela, Iria, Antía (gallegos)..Ojo, que no estoy diciendo que sean feos, pero fuera de la comunidad suenan raros

LOS IMPORTADOS: Ya son un clásico. Me refiero a Jonathan, Jenifer, Kevin, Alexandra, Alexander. Para estos, sencillamente, no tengo palabras. 

LOS DE MODA: Pues eso. Los que en un determinado momento se ponen de moda. Este año lo que se lleva en niñas es Lucía, Paula y María y en niños Daniel, Alejandro y Pablo. Puede pasar que algunos nombres rancios o antiguos se pongan de moda porque el famoso de turno llame así a su retoño. Y sino que se lo digan a las Manuelas pre y post nacimiento de la hija de Alejandro Sanz 

LOS COMPUESTOS: ¡¡¡Ay los nombrecitos compuestos la guerra que dan!!! Más que nada porque si son muy largos terminan en abreviaturas (Luismi, Juanma, Juanjo, Mariola..) y muchas veces no sabes como llamar ¿Juan? ¿Juan José? ¿Juanjo? Y luego están las uniones casi imposibles: Carmen Patricia, Luis Carlos, Luis Fernando… Si yo entiendo que hay que quedar bien con todo el mundo y se puede hacer. Mi padre en el registro civil es Rafael y en el bautismo Rafael Luis Jesús (por su padrino) Y así casi todos mis tíos: Concepción Bárbara Pía, Francisco Javier Carmelo Eustaquio (si mal no recuerdo)…

LOS ORIGINALES: Aquí vienen los que yo llamo los guays. ¿Para qué llamar al niño basándonse en el santoral si hay millones de nombres? La Princesa aún no da crédito de como se llamaba una niña: ¡¡Lluvia!! También está Zahida, Gael…

LA TRADICIONES TRAICIONERAS:  ¿Por qué llamar a un niño Fernando si sus apellidos son Fernández Hernández? Eso son ganas de fastidiar por mucho que su bisabuelo, abuelo y padre se llamen Fernando. Y menos mal que la cadena en ocasiones se rompe porque sino mi cuñado (El Doctor Anónimo) y mi sobrino se hubiesen llamado Zósimo y mi otro cuñado y mi sobrino Saturnino (aunque mi cuñado lo lleva como segundo nombre). Pero otras veces no y el sobrino de mi amiga Eva se llama Telesforo (Foro para los amigos) por imperativo familiar. 

LOS IDOLATRADOS: ¿Cuántos niños se llaman Iker por Casillas, Letizia por la princesa o Alejandro por Alejandro Sanz? Vi un caso en televisión que rayaba lo absurdo: Olalla por la mujer de Fernando Torres porque el bebé era niña y Fernanda no les encajaba. Pero lo más de lo más es lo que me contaron en una de esas conversaciones con las embarazadas de mi entorno. Durante su trabajo en la maternidad de Soria, mi vecina (enfermera) preparaba a una parturienta de gemelas y para hacerse la simpática preguntó por los nombre elegidos. Los padres estaban aún en la duda si llamarlas Phoebe y Paige o Phoebe y Piper ¡¡¡cómo las embrujadas!!!

A nosotros no nos costó mucho buscar el nombre de la Princesa: Mónica. Nos parece un nombre bonito, con carácter, con un buen antecedente en nuestro alrededor y con santoral (27 de agosto).Y a quien no le guste… mala suerte.

1 Response

  1. Anónimo
    Responder
    11 julio 2012 at 9:12 pm

    Jajajaja, eso último por quién lo dices???
    Inma

Leave A Reply

* All fields are required

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Rocío Cano + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web corriendosinzapatillas.com + info