La Receta: Albóndigas Ikeales con salsa de Frambuesa

Esta noche Mi
Otro Yo celebra su fiesta de cumple con sus amigos. El año pasado nos pilló con
ganas e hicimos un menú de lo más variado huyendo de la clásica tortilla de
patatas.  La paliza fue importante, pero
mereció la pena. Este año no va a ser diferente. He de reconocer que, por la
semana tan complicada que he tenido, me he apartado un poco de los preparativos.
Pero después de comer pondré mi coco en modo “toca cocinar” y allí estaré con
el mandil puesto para que todo salga como 
Mi Otro Yo se merece. Así que la semana que viene vendré con recetas
frescas.
Hoy os dejo
una que el año pasado improvisamos casi a última hora y que gustó mucho: Albóndigas
Ikeales con salsa de frambuesa. Nuestra receta fue un cúmulo de casualidades.
Por un lado Mi Otro Yo había leído en Telva una receta de Albóndigas, sin más,
con salsa de frambuesa. Por otro lado, el Santo había llevado a casa las
albóndigas congeladas de Ikea y nos habían encantado. Su sabor nada tiene que
ver con el de las que hago yo. Por eso me gustan. Porque son diferentes.   
Así que,
apuradas de tiempo, decidimos huir de las albóndigas tradicionales y hacer la
receta con las de Ikea y el plato resultó. Luego me enteré que en Ikea las
albóndigas las sirven con su autoservicio, ya cocinadas, con una salsa de nata
acompañada con salsa dulce de arándanos. Realmente se llaman Köttbullar y es un
plato típico de la cocina tradicional sueca. Vamos, que sin saberlo hicimos un
plato muy parecido. Ahí va la receta:
INGREDIENTES:
Albóndigas:
  • Una bolsa de
    albóndigas Köttbullar de Ikea (1 Kg)
Salsa de
frambuesa
  • 1 cebolla 
  • 2 zanahorias 
  • 1 diente de
    ajo 
  • 1 tomate
    picado sin piel ni pepitas
  • 1 dl y 1/2
    de vino blanco
  • 1/2 dl de
    salsa de soja 
  •  1/2 l de
    caldo de ave 
  •  200 g de
    mermelada de frambuesa
PREPARACIÓN:
Albóndigas:
Las preparamos
como indican en la bolsa.
Salsa de
frambuesa:
Pelar  la cebolla y la zanahoria. Trocearlas.
Rehogarlo con un poco de aceite y una pizca de sal. Añadir el ajo pelado y
picado y rehogarlo unos minutos. Agregar el tomate y cocerlo hasta que se
evapore el agua. Desglasarlo con el vino y cocerlo hasta que se reduzca a la
mitad. Incorporar la salsa de soja y el caldo y cocerlo 20 minutos más, hasta
obtener una salsa espesa. Añadir la mermelada.
Nosotras las
servimos en una fuente con la salsa en un cuenco. La idea era coger la
albóndiga, mojarla en la salsa y ¡¡a comer!!
¡¡¡Feliz
primer fin de semana del verano!!!

Deja un comentario