La Receta: Peter Pie


Lo mejor de haber trabajado en varios sitios es que he conocido a muchísima gente. Con unos simplemente he congeniado, con otros ignorado y con un buen puñado he hecho una verdadera amistad. Eso es lo que me pasó con Miren, una compañera de hace muchos años que con el tiempo se ha convertido en una amiga estupenda. Desde que nos conocimos compartimos todo: confidencias, angustias, risas, agobios y hasta comida. La hora de comer se convertía en una degustación de tuppers. Cada vez que alguno del grupo traía un plato nuevo, todos lo catábamos. Y así llegó a mi vida la receta que traigo hoy que no deja de ser un pastel de puerro y calabacín. Pero como lo había cocinado su novio Pedro, hoy ya marido, lo bautizamos en ese momento como Peter Pie y me agrada saber que, después de tanto tiempo, Miren y Pedro lo siguen llamando Peter Pie. 

INGREDIENTES

1 cebolla pequeña
1 puerro
2 calabacines medianos
1 brick de nata de 200ml
1 paquete de masa quebrada
Queso para fundir o queso manchego
Aceite
Pimienta
Sal

PREPARACIÓN 

Lo primero de todo es hacer la base. Para ello hay que calentar el horno a 200ºC. Mientras va cogiendo temperatura, extendemos la masa quebrada y forramos el molde donde vamos a servir el Peter Pie. A continuación, pinchamos la masa para que no suba y se puede poner un poco de papel de aluminio con legumbres encima para que seguro se quede plano. Cuando el horno ya esté listo, se hornea la masa 15 minutos, o lo que el fabricante aconseje.
Con la base en el horno es la hora del relleno. Para ello, cortamos el calabacín, el puerro y la cebolla y salteamos todo en una sartén a fuego lento para que se vaya ablandado. Durante el proceso, lo salpimentamos. Cuando esté pochado, añadimos la sal, la pimienta y la nata. Lo unimos todo y lo vertemos en la base, que ya se habrá precocido y a la que habremos quitado el papel y las legumbres. A continuación espolvoreamos el  queso para fundir y lo metemos en el horno unos 20 minutos. Como Pedro es de la Mancha, en su último
Peter Pie que probé cambió el queso para fundir por unas finas
lonchas de queso manchego y estaba de escándalo. 
Y yo, como soy así de chula, me atrevo a añadir una variante más, si Pedro me lo permite. Si quieres que te quede más compacto, se pueden añadir 3 huevos a la nata. Pero os prometo que sin nata queda perfecto. 

¡¡¡FELIZ VIERNES!!!

Ya me puedes seguir en Facebook, en Twitter  y en Instagram

Leave A Reply

* All fields are required

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Rocío Cano + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web corriendosinzapatillas.com + info