¡Ojo que no cubre!

Este fin de semana se abren prácticamente todas las piscinas de las comunidades de vecinos. No sé si alegrarme o llorar porque las piscinas las carga el diablo. Si en tierra tenemos que estar con mil ojos puestos en los niños, en el agua todavía más. Y no, no hay una errata en el título de este post. No debemos bajar la guardia en ningún momento, ni siquiera en la zona de donde no cubre. Solo son necesarios  10 centímetros de agua, lo que cubre la cara de un bebé, para provocar un ahogamiento. 
Así que, ayudada por la Asociación Nacional de Seguridad Infantil y sumándome a su campaña #OjoPequealAgua, te voy a dar una serie de tips para que tengan en cuentan cuando vayas a la piscina:
1.- SUPERVISIÓN: no bajes la guardia en ningún momento. Los niños en el agua siempre deben estar siempre bajo la supervisión de un adulto. Un descuido de un minuto puede provocar un desenlace fatal.
2.- ALCANCE: No sirve de nada la supervisión si no pones la vista en los niños cada 10 segundos y no estás a una distancia de ellos que te permita socorrerles en menos de 20 segundos. 
3.- RIESGOS: Antes de dejar a los niños que correteen por las inmediaciones, asegúrate de que el niño no puede acceder al agua por cualquier lado que tu no hayas visto. 
4.- PROTECCIÓN: Una vez detectes esos agujeros, instala todos los mecanismos necesarios para que los peques no se cuelen en la piscina sin tu supervisión. 
5.- APRENDIZAJE: Tan pronto como sea posible debemos enseñarles a flotar primero y a nadar después. Aunque es un valor seguro, no nos proporciona una garantía suficiente para que bajemos la guardia.
6.- DISPOSITIVOS DE RESCATE: Lejos de ser un elemento decorativo, los flotadores en las piscinas son obligatorios e imprescindibles. Comprueba que están a mano los equipos de rescate básico: salvavidas, pértiga y teléfono.
7.- ORDEN:  Cuidado con los juguetes al lado de la piscina. Sin darnos cuenta se puede ir una pelota/cubo/cacharrito al agua y el niño detrás intentando cogerlo.
8.- DEPURADORA: ¡Mucho ojo a los mecanismo de succión de las piscinas! Debemos alejarnos siempre de las partes mecánicas y de los filtros de la piscina.
9.- ELEMENTO DE SEGURIDAD: Cosas a tener en cuenta: Por una parte los elementos de seguridad activa, como vallas de piscina y cobertores, que deben cumplir con las Normas AFNOR.
En cuanto a la elección de los elementos de flotación, si es que el niño los necesitase, olvídate del clásico flotador, la mítica burbuja o los manguitos. Lo más seguro siempre son los chalecos que evitan el vuelco y siempre, por supuesto, con el Marcado CE y adecuados a cada niño.
10. PRIMEROS AUXILIOS: No está de más que aprendamos técnicas de RCP (Reanimación Cardiopulmonar) y, por supuesto, no olvidar que en caso de emergencia por ahogamiento debemos seguir las siglas  PAS: Proteger, Avisar y Socorrer.
En la Comunidad de Madrid ya nos tenemos que lamentar de la muerte de un menor en una piscina. Esperemos que solo sea esa. De ti también depende. 
¡¡FELIZ VIERNES!!

1 Response

  1. 9 junio 2017 at 10:52 am

    Por Dios Rocío! Más miedito en el cuerpo. Gracias por las recomendaciones, pero es que ésto de la maternidad es un sin vivir.
    Besos

Deja un comentario