Otro mundo es posible

Ya no se puede hacer nada para evitar lo del viernes en París. Pero si está en nuestras manos que no se vuelva a repetir. De nosotros depende que nuestros hijos vivan en libertad. Que, aunque no lo compartan, respeten que Eva quiera a Patricia; que Felipe ame a Fernando; que Hussein no coma cerdo; que María rece el Angelus o que Efrón dedique el sábado al descanso. Es nuestra responsabilidad que nuestros hijos no pierdan la cabeza con historias grandiosas en las que todo vale para ir a paraísos celestiales. Es nuestra labor hacerles entender que nuestra libertad termina donde comienza la del otro y que no hay que hacer a los demás lo que a ti no te gustan que te hagan. Es nuestro deber enseñarles a vivir, convivir y respetar a otras razas, colores y religiones. Que no hay Dioses,  ideas o fronteras por los que matar y mucho menos morir. En definitiva, que hay que dejar el mundo correr.
Somos muchos los que apostamos por la paz y no por el odio. Hagamos que nuestro silencio se escuche por encima del ruido de los radicales y consigamos un mundo mejor, porque otro mundo es posible y depende de ti. 

¡¡FELIZ LUNES!!
(A pesar de todo)

4 Responses

  1. 16 noviembre 2015 at 7:37 am

    Amén amiga!. Hagámoslo posible. Acabo de escribir algo parecido… Una vez mas! Un besazo

    • 16 noviembre 2015 at 4:13 pm

      En nuestras manos está. ¡Vamos a por ello!. Un beso

  2. 16 noviembre 2015 at 3:45 pm

    Totalmente de acuerdo contigo Rocío, en lo que como padres y madres logremos sembrar, estará la posibilidad de cambiar este mundo… Y hacerlo libre de odios y radicalismos. Feliz lunes… (A pesar de todo)

    • 16 noviembre 2015 at 4:16 pm

      Efectivamente como padres y madres tenemos todo por hacer. Intentemos dejar una sociedad más civilizada y un mundo mejor. Feliz semana para ti también

Deja un comentario