El reto de las 52 semanas, ¿ahorramos?

¿Conoces el reto de ahorro de las 52 semanas? Yo supe de él hace unos pocos meses y estaba deseando que comenzara el 2018 para ponerlo en práctica. Es un sencillo método para ir ahorrando semana a semana y que te permitirá ahorrar más de 1.000 € al año. Te cuento cómo hacerlo.

El reto, originario de Estados Unidos, es muy sencillo y fácil de cumplir, sobre todo al principio. Para llevarlo a cabo no necesitas más que una hucha, sobre o caja donde guardar el dinero y  un papel donde ir apuntando lo que vas ingresando.

La dinámica es tan sencilla como guardar cada semana la misma cantidad de euros que número de la semana sea. Es decir, la primera semana del año guardaremos 1 euro. La siguiente meteremos 2 y así sucesivamente hasta completar las 52 semanas que componen el año.

Si bien ahora es fácil (en enero solo guardaremos 10 €) según vaya pasando el año la cosa se complica. Así que te recomiendo que ahora vayas guardando un poquito más para cuando venga lo complicado. Si te sirve de consejo, yo me he comprado una hucha de las que no se pueden abrir, para ir metiendo lo de la semana, y otra (que se si abre) para ir guardando algo más de dinero para cumplir con el reto al final de año. Si lo cumples al pie de la letra, el último día del año dispondrás de 1.378 €, tentativo, ¿verdad?

Este es el reto tal cual, pero puedes adaptarlo a tus necesidades. Puedes hacerlo a la inversa, empezando esta semana con los 52 € e ir bajando hasta que la última semana del año metas 1 €, o proponiéndote ahorrar una cantidad fija todas las semanas. Lo importante es ahorrar.  ¿Te sumas?

¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!

Vivamos la vida

Vivamos la vida, maldita sea. Ya está bien de lamentarse, de llorar, de sufrir. Vale ya de odiar, de juzgar, de criticar. Vale ya de lo superfluo, de lo artificial y del postureo. Vale ya de desperdiciar tu vida intentando encontrarte.  Vale ya de copiar, de imitar y de envidiar. Vale ya de restar y no sumar. Vale ya de dejar escapar oportunidades.

Vale ya de postergar los encuentros, de que la pereza te pueda y la insidia más.

Vale ya del puede, mejor el voy. Vale ya del tener por tener, mejor el compartir. Vale ya del esperar, mejor ir a buscar.

Porque la vida son dos días. Y aunque te creas invencible, hoy estás aquí y mañana… ¿quién sabe?

¡¡FELIZ 2018!!

¿Cómo ha sido el año 2017?

¿Cómo ha sido el año 2017? Pregunta habitual en estos días. Y, como ya es casi tradición, vengo a hacer mi repaso con un post que es sospechosamente parecido al del 31 de diciembre de 2016, 2015, y al del 2014,  al de 2013 y al del 31 de diciembre de 2012. Así que hoy toca preguntarme, ¿cómo ha sido el 2017? Pues como el de otros años, bueno.

Mi marido me ha seguido queriendo con locura; la Princesa sigue sana y sigo aprendiendo con y de ella; he podido compartir con mi gran familia todas mis alegrías y mis penas (que también las ha habido) y mis amigos siempre han estado ahí cuando los he necesitado bien para reír o para llorar.

En este año, así que yo recuerde, no han nacido bebés en mi entorno más íntimo,  pero en 2018 esperamos a Aurora (niña super deseada) a la niña de mi amiga Críspula, al hombretón de mi amiga María y al bebé de mi amiga Nuria (insisto, en mi círculo más cercano)

Sigo teniendo contacto con amigos de toda la vida y he ampliado el círculo con gente muy interesante.

El trabajo sigue cambiado mi vida, para mejor. Me ha permitido conocer a personas fantásticas y sigo haciendo hacer cosas impensables como viajar a Chicago.  Sigo aprendiendo día a día de Mónica, el alma mater de Madresfera, y de cada uno de los enormes profesionales, y mejores personas, que forman el equipo madresférico.

He cambiado el blog, que tantas ganar tenía, gracias a la ayuda y profesionalidad de Livire (nuevamente quiero agradecer a Raúl su fabuloso trabajo y la paciencia que ha tenido, y tiene, conmigo)

La Princesa ha dado un paso más en su vida y recibió su Primera Comunión. Sigue aprendiendo a pasos agigantados y crece día a día como persona y en tamaño (¡¡¡casi calza el  mismo número que yo!!!).

Todos los días tengo un plato de comida caliente que llevarme a la boca, un techo en el que refugiarme y una cama en la que dormir. Y lo que es más importante, tengo salud y ganas de vivir y seguir luchando para salvar todos los obstáculos que me voy encontrando en el camino, que no son pocos.  Después de todo esto, ¿quién puede decir que ha sido un año malo? Categóricamente puedo decir que ha sido un año muy bueno.

¿Y el tuyo? ¿Ha sido bueno?

<pstyle=”text-align: center;”>¡¡¡FELIZ 2018!!!

Mantener la inocencia de los niños vale mucho y cuesta muy poco

En estas fechas, mantener la inocencia y la ilusión de los niños vale mucho y cuesta muy poco. Justo hace unos años escribía algo parecido. Por aquel entonces, vestida con el pijama de nostalgia reivindicaba el derecho de nuestros hijos de tener una feliz Navidad, como la tuvimos nosotros de niños. Desde entonces, llegado el día de hoy, en el que para mi comienza oficialmente la Navidad, me visto con mi mejor traje de espíritu navideño y hago lo imposible para que, un año más, estas fiestas sean mágicas.

Ya hemos escrito la carta a los Reyes Magos y la  iremos a echar en algún buzón real, hemos puesto el Belén, el árbol, luces en la ventana, hemos mandado los christmas a la familia…  Por mi que no quede.  Y eso que cada año lo tenemos un poco más difícil y con la irrupción de Internet en los hogares y al alcance de los niños, todavía más. Una búsqueda equivocada y la ilusión se va en una milésima de segundo.

Supermercados Aldi  se ha puesto en la piel de esos padres que, con el corazón encogido, luchan contra todo para que la ilusión permanezca un año más en su casa y propone una solución para mantener la magia de la Navidad. De ahí nace “Inocencia”, una herramienta extensión de tu navegador o en formato app para dispositivos móviles, que responde a las preguntas de los más pequeños,  salvaguardando el buen nombre de la Navidad y sorteando cualquier información que pueda poner en entredicho su magia.

Yo sigo tengo inocencia en casa, ¿te animas a preservarla en el tuya? Aquí te dejo la ayuda que nos presta Aldi.

¡¡FELIZ VIERNES Y FELIZ NAVIDAD!!

Las aceras no son para aparcar

Querida madre del colegio con la que discutí ayer:

Las aceras no son para aparcar y más si son las de las inmediaciones del colegio. Sé que no me lees. O lo mismo si, quien sabe. Pero tenía la necesidad imperiosa de escribir estas líneas para ti y para los que son como tú.

Sé que ayer te faltó llamarme amargada de mierda cuando ante tu impasibilidad te volví a recriminar que,  por muy grande que sea el paso, en las aceras no se aparca. Estacionar fuera de la calzada está mal, pero hacerlo en la puerta de un colegio es una irresponsabilidad mayúscula.

Por el hecho de ser padres no tenemos patente de corso para aparcar donde nos plazca y mucho menos estamos exentos de provocar un accidente.

Si normalmente al volante hay que poner mil ojos, cuando circulamos alrededor de un colegio hay que poner mil y uno. Nunca sabes de dónde te puede salir un niño. Y eso de aparcar encima de las aceras casi que lo olvidamos.  Y no lo digo por decir. No me gustaría lamentar la muerte de otro escolar por una irresponsabilidad de un conductor.

Parece un poco de Perogrullo, pero visto lo visto quiero recordar algunas normas básicas para la seguridad de los escolares, tanto si los llevas al cole andando o vas en coche.

Como peatón recuerda:

1.- Ir siempre por la acera

2.- Llevar de la mano a los niños que en un momento dado se puedan escapar

3.- A la hora de cruzar, mirar a un lado y a otro y asegurarse de que los vehículos están parados antes de cruzar

4.-No hay que cruzar nunca con el semáforo en rojo o por zonas indebidas

5.- No caminar por la calzada

Como conductor:

1.- No aparcar nunca encima de la acera. Las aceras son para el peatón

2.- No estacionar en doble fila porque puede dificultar la visibilidad al resto de conductores

3.- Disminuir la velocidad en las inmediaciones de los centros escolares. Creo que hay que recordar que la velocidad permitida es de 20 km/h porque el 65% de los conductores supera ese límite

4.- Cuidado con el transporte escolar.  Sé que es muy pesado si te toca uno delante que para y arranca,  para y arranca. Pero si aprovechas para adelantarlo cuando esté parado, extrema la precaución porque se estarán bajando niños y podría cruzarse alguno de manera inesperada.

Y por último, y no menos importante, ¡recuerda que los adultos somos el espejo donde se miran los niños! Tus infracciones de hoy serán sus infracciones mañana.

¡FELIZ MIÉRCOLES!