Piscinas…

Este fin de semana se ha abierto la piscina de casa. Cuando te compras o alquilas una casa y te planteas la posibilidad de que tenga piscina, no se si es un acierto o un error. Para mi, que soy de las que le encanta ponerse vuelta y vuelta  al sol y refrescarse con un chapuzón, fue un acierto. Nada más empezar a vivir aquí, hace ya 7 años, disfrutaba pensando en que al llegar del trabajo me bajaría a darme un bañito. Pero si en todo ese verano fueron 10 las ocasiones en las que lo hice, muchas fueron. Siempre, por h o por b, algo tenía que hacer para no bajar. No recuerdo si eran excusas perezosas o, efectivamente, eran momentos atareados. El caso es que no recuerdo un verano piscinero. 

Pero cuando nació la Princesa todo cambió. Siendo bebé, todavía fueron pocas las veces que bajé aunque aumentaron notablemente. Pero ahora que es niña no hay otro plan que bajar a la piscina. Y ya no es tan idílico como hace 7 años. Bajas cargada de cinturón, churro, pelota, toallas, cremas y, por supuesto, niña. Cuando llegas descubres que ese remanso de paz de hace 7 años se ha convertido en lo más parecido a un parque acuático pero sin toboganes. En la charca, porque más que piscina es una charca, no cabe un niño más por metro cuadrado.  Gritos, chapoteos, lloros, risas… el ambiente menos propicio para ponerte vuelta y vuelta. Amén de que ya no bajas sola y que tienes que poner todos los sentidos para que la Princesa no se ahogue.
Y para colmo de males, estás blanca como la leche y gorda como la vaca que da esa leche. Porque antaño, la apertura de las piscinas era el empujón que necesitabas para culminar con éxito la operación bikini. Pero ahora no. Eres de las primeras que enseñas palmito y, encima, ante todos los vecinos que, por lo menos, de vista te conocen. 
Pero bueno, todo será una vez más por la Princesa. Y aunque me quejo, lo hago por vicio. Porque pieles blancas, lorzas flácidas y charcas superpobladas aparte, los que tenemos niños y piscina nos tenemos que sentir afortunados. Es el mejor entretenimiento para las tardes calurosas de verano. Y más cómodo, imposible.

¡¡FELIZ LUNES!!

Leave A Reply

* All fields are required

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Rocío Cano + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web corriendosinzapatillas.com + info