Por una maternidad respetada

Hace un par de semanas vi por casualidad esta foto en el perfil de Instagram de Pastora Soler. Y cuando la vi pensé “pobre la que le ha caído”.  Y, efectivamente, a día de hoy, ya son más de 200 personas las que le han aconsejado, recriminado, sugerido, aplaudido, recomendado, instado, comentado algo relativo al sueño de su próximo retoño. Sinceramente, creo que ésto se nos está yendo de las manos. Y es que los consejos son como el culo (si me permitís la expresión aunque sea muy burda). Todos tenemos uno. Y, de verdad, todos son válidos. Nadie tiene el verdadero manual de instrucciones de los niños. Y considero que todos los métodos son igual de buenos, o malos. Yo seguí, a mi manera, el método Estivill y mi hija es una niña feliz, contenta y duerme estupendamente. Igual que el niño de mis vecinos, que apuestan por el colecho, o el de mis amigos que son devotos del método del apego.
Pero yo hoy no quiero hablar de métodos para dormir a un bebé. Yo quiero hablar de una maternidad respetada. Al igual que ahora es posible elaborar un plan de parto para que sea respetado, de igual manera tendría que ser con el tema de la maternidad. Todos los padres tienen el derecho de elegir la hoja de ruta que seguirán en la educación y crianza de sus hijos sin que nadie les pueda cuestionar. 
De verdad, a mi me importa un bledo que tu hijo duerma contigo hasta que decida dormir con su novia, como tampoco me importa que pase de tu teta a las cañas con sus colegas. Es lo que tú has decidido y lo respeto. Así que respeta tú lo que quiera leer o hacer Pastora Soler para conseguir que su futuro hijo duerma. La maternidad es cuestión de instinto. Deja que cada madre siga el suyo, aunque se equivoque. 

¡¡FELIZ LUNES!!!

4 Responses

  1. 10 agosto 2015 at 8:23 am

    Estoy contigo Rocío. Yo también publiqué un post referente a esto, que cada uno críe como cada uno quiera o pueda y todos nos respetemos, porque como bien dices ni cada padre/madre es igual y ni cada niño es igual siendo incluso de los mismos padres.
    Besosss

  2. 10 agosto 2015 at 8:23 am

    Estoy contigo Rocío. Yo también publiqué un post referente a esto, que cada uno críe como cada uno quiera o pueda y todos nos respetemos, porque como bien dices ni cada padre/madre es igual y ni cada niño es igual siendo incluso de los mismos padres.
    Besosss

  3. 10 agosto 2015 at 2:06 pm

    Efectivamente, es que siempre estamos a vueltas con el mismo tema: el respeto. Mira que nos cuesta a las madres aceptar otras maternidades…Por mucho que se escriba o hable sobre ello, a la hora de la verdad los prejuicios y las verdades absolutas según la experiencia de cada una están ahí.
    Hay un refrán que dice Consejos vendo que para mí no tengo, o algo así…
    Que opinar y aconsejar es fácil pero caramba, qué tranquilas estaríamos muchas veces simplemente aceptando la forma de los demás, ¿verdad?
    Un beso

  4. 10 agosto 2015 at 2:06 pm

    Efectivamente, es que siempre estamos a vueltas con el mismo tema: el respeto. Mira que nos cuesta a las madres aceptar otras maternidades…Por mucho que se escriba o hable sobre ello, a la hora de la verdad los prejuicios y las verdades absolutas según la experiencia de cada una están ahí.
    Hay un refrán que dice Consejos vendo que para mí no tengo, o algo así…
    Que opinar y aconsejar es fácil pero caramba, qué tranquilas estaríamos muchas veces simplemente aceptando la forma de los demás, ¿verdad?
    Un beso

Deja un comentario