Primera Comunión ¿dónde celebrarlo?

 

 

Seguimos con los preparativos de la Primera Comunión. Una vez que sabemos la fecha, surge la gran pregunta, ¿dónde celebrarlo? En este punto hay tantas opciones y opiniones como lugares hay de celebración. Partiendo de esa premisa, yo te voy a dar mi punto de vista y una serie de tips que te pueden ser de utilidad a la hora de escoger el sitio.
Nunca hay que olvidar que la celebración es de un niño, que por cierto ya tiene criterio y que sabe muy bien lo que le gusta o no. Con esto quiero decir que, a la hora de buscar sitio, contaría con su opinión y huiría de lo que no le gusta. Tampoco te vayas a sitios demasiado protocolarios donde una fiesta infantil no tenga cabida. Ahora hay multitud de sitios donde te ofrecen una animación paralela para los niños y para mi fue la mejor opción, ojo que no la única. Si prefieres decantarte por un restaurante sin más, procura que tenga un jardín, un parque o un sitio donde los niños puedan salir para que no se les haga demasiado tedioso.

Espacio: Cosas que yo preguntaría:

1.-Montaje: ¿Imperial o banquete? A mucha gente le da lo mismo, a mi no. Yo tenía claro que quería un montaje en banquete (mesas de 8/10 personas) individuales. Si es en banquete, define bien de cuánto son las mesas y cuál es el máximo de comensales por cada mesa. Eso te ayudará mucho a la hora de sentar a la gente (si es que vas a hacer protocolo de mesa) El montaje imperial se trata de una mesa larga donde todos los comensales se sientan seguidos. Es ideal si el número de invitados es pequeño.

2.- Salón compartido o no. En época de Primeras Comuniones es bastante frecuente que los restaurantes, hoteles y lugares de celebraciones optimicen el espacio metiendo más de una celebración en el mismo salón. Si se da el caso, infórmate bien de cómo separan los salones (lo más habitual es mediante biombos) el número de Comuniones por salón y el número de comensales de cada uno. Huye de los enormes salones en los que comunicarte con los invitados en casi misión imposible.

3.-Decoración del espacio: Por lo general el espacio coloca centros de mesa de flores sencillas. Además suelen colocar el menú con el nombre del niño.  Pero si quieres más, pregunta a la hora de cerrar con el sitio. Lo mismo disponen de un servicio adicional (flores, papelería o decoración) o te permiten que seas tú el que decore el salón un día antes. En ese caso, déjalo bien cerrado para que no haya sorpresas de última hora.

Menú:A la hora de escoger el menú, procura que haya una opción infantil. Ya no se trata de cantidad, sino de escoger aquello que al protagonista le guste.  Para el resto de los comensales, piensa en un menú sencillo que pueda gustar a todo el mundo. Si la ceremonia es a media mañana, intenta poner un aperitivo de bienvenida para que los invitados no tengan que hace mucho tiempo hasta la hora de la comida. Ten en cuenta a los invitados con alguna intolerancia alimentaria y a los veganos y vegetarianos. En todos los lugares de celebración dan menús alternativos, pero hay que avisarlo con tiempo. Si te dan la opción de probar el menú previamente, no lo dudes. Te puedes llevar grandes sorpresas (nosotros de hecho, cambiamos el menú una vez lo probamos)

Mesa de chuches: Si quieres endulzar el momento con una mesa de chuches, cierra con el lugar si lo hacen ellos o por el contrario puedes montarla tú (bien contratada o DIY) Por lo general, son bastantes flexibles en este tema y te dan libertad. Una vez más te reitero, ciérralo bien en cuando lo tengas claro.

Animación, música y barra libre: Otra de las cosas a tener en cuenta es el tema de los horarios: hora de entrada y, lo que es más importante, hora de salida. Si hay animación, apúntate bien la hora y ¡ponte una alarma! Con tantas emociones es más que probable que se te pase. Es fácil que haya una animación (tipo disco) para todas las celebraciones de ese día. Seguramente, haya un bar pero aquí viene la parte que a mi no me gusta. En muchos sitios cada invitado se debe pagar su consumición. Para evitar eso, trata de contratar un camarero en tu espacio. Así tus invitados pedirán la copa en tu salón y podrán ir a bailar a la pista sin necesidad de abonar nada.

En cuanto a la música, si optas por poner tú tu propia música en tu salón, deberás pedir permiso al local. En caso de que te lo permitan, o bien lo puedes contratar o por el contrario llevar tu propio equipo e instalarlo allí. Si haces lo segundo que sepas que tienes que pagar un canon a la SGAE de 112,43 euros, hasta 75 invitados. A partir de esa cifra, hay que sumarle 0.45€ por persona. Los lugares de celebración son los encargados de pagar ese canon. Si contratas el servicio a una empresa externa o llevas tu propio equipo, concreta quien pagará esa tarifa.

Y por hoy, creo que ya está bien. Seguiremos avanzando próximamente.

 

¡¡FELIZ LUNES!!

Deja un comentario