Qué fácil es ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio

¿Por qué la educación que estás dando a tus hijos es la mejor que la que les estoy dando yo? ¿Por qué te sientes con la capacidad de decir lo que está bien o lo que está mal? Estas son algunas de las preguntas que me quedé con las ganas de soltarle a un padre que ayer comió a nuestro lado en un restaurante.
Una persona que, al ver a la Princesa con el móvil en la mano (sí, sé que no es lo correcto) en un tono bastante desagradable sentenció que los niños que tienen el móvil en la mesa son maleducados. Una persona que, como tardaban en servirle, se dedicó a perseguir a unos camareros desbordados por un salón abarrotado de comensales. Una persona que, pese a la gente que había, no moderó su tono de voz siendo bastante incómodo para los que estábamos a su alrededor. Una persona que se atrevió a decir a sus hijos que no hicieran caso a su madre y en el futuro se lo agradecerían. Una persona a la que su hijo le prometió que si en todo el día no discutía con su madre le haría un dibujo.
Si, esa persona grosera e impaciente se permitió dar lecciones de educación a mi hija, y por ende a nosotros que estábamos allí. Y eso sin conocernos de nada. El hecho de estar comiendo en la mesa de al lado le debió dar la licencia para hacerlo. 
¡Qué fácil es criticar la educación de los demás y no juzgar la nuestra! ¿Por qué esa tendencia de criticar, juzgar, opinar sobre la manera de educar de unos y otros? Bastante complejo es educar/criar a un hijo como para valorar los métodos de los demás. De verdad. madres/padres dejad el mundo correr y que ¡¡¡cada uno se ocupe de lo suyo!!!

¡¡FELIZ LUNES!!

11 Responses

  1. 31 octubre 2016 at 8:08 am

    Menuda situación. Por lo que cuentas, está claro que ese hombre no era el más indicado para hablar de educación, ni la de los niños ni de ninguna.
    Pero sí, hay mucho imbécil suelto. A mí me han llegado a decir que tengo que domesticar a mis hijos. Ya ves, unos padres con un niño de un año de edad. En unos años les espero.
    Son situaciones nada agradables. Ni para ti como madre ninpata los hijos, que lo presencian.
    Un abrazo

    • 31 octubre 2016 at 8:40 am

      Por suerte la Princesa estaba a sus cosas y no se enteró. Y nosotros, sinceramente, pasamos mucho del tema. Bastante amargada debe ser su vida para comportarse así.

      Gracias por comentar! Un abrazo

  2. 31 octubre 2016 at 8:11 am

    Completamente de acuerdo. Es más, a todos nos ha pasado que algún momento alguno de nuestros hijos en un lugar público se ha portado fatal, a todos, así que motivo de más para que cuando le pasa al de al lado empatizar y comprender, nunca juzgar ni dar lecciones.
    Lo mejor en estos casos pasar,porque ese tipo de gente no se merece nuestro tiempo ni para discutir.
    Gracias por el post

    • 31 octubre 2016 at 8:46 am

      Tienes mucha razón. El móvil lo tenía la Princesa porque llevábamos más de una hora y pico esperando. Ella ya había comido y se estaba portando muy bien. Sin embargo su hija, de unos 6 años, montó una buena porque se quería sentar en un sitio en concreto y ellos cedieron a pesar de que molestaron a las mesas de alrededor. No juzgué porque no soy quien y porque no tenía toda la información para hacerlo. La verdad es que el día de ayer fue fantástico y no estaba dispuesta a que nadie me lo estropease. Y menos una persona amargada que a saber como es su vida. Gracias por comentar

  3. 31 octubre 2016 at 9:03 am

    Bravo!!!

  4. 31 octubre 2016 at 7:35 pm

    Por lo que cuentas es un prepotente… No iba a irse de allí sin dar lecciones (a ti, a los camareros, al cocinero…). Hay gente que va así por la vida… Nosotros, cuando terminan de comer los peques, si no son sitios donde ellos tengan un espacio para correr o jugar, tb les damos el móvil. Los papás podemos terminar de comer sin andar pendientes de que corran de un lado a otro molestando a la gente. A veces pintan, dibujan… Pero no nos engañemos, cogen el móvil. Yo tb. todos. Nada, ni te justifiques. Ea, que le vaya bien al caballero..

  5. 31 octubre 2016 at 10:05 pm

    Ese hombre se retrató él mismo con sus actos. Te entiendo porque esa gente te da rabia y te dan ganas de decirles un par de cositas. Bravo porque ya te has desahogado pero no le des muchas más vueltas no lo merece.

  6. 1 noviembre 2016 at 2:04 pm

    Ufff no es dificil encontrar gente (gentuza) asi, cada vez mas. No hay respeto por nada. A ese tipo de personas mejor ni mirarlas porque solo envenenan por donde pasan. Animo y un saludo!!

  7. 1 noviembre 2016 at 8:20 pm

    Los míos también toman el móvil y no pasa nada. A mi hija de 8 años no le gusta pintar, nunca le gusto y no pasa nada, me pide el móvil y se lo doy, prefiero eso a que este molestando a las mesas vecinas o nos mire con cara de impaciente xq ella ya terminó y se quiere ir. No me siento ni mejor ni peor madre, sólo madre con muchos defectos pero digo yo q algo bueno también haré…

  8. 1 noviembre 2016 at 8:20 pm

    Los míos también toman el móvil y no pasa nada. A mi hija de 8 años no le gusta pintar, nunca le gusto y no pasa nada, me pide el móvil y se lo doy, prefiero eso a que este molestando a las mesas vecinas o nos mire con cara de impaciente xq ella ya terminó y se quiere ir. No me siento ni mejor ni peor madre, sólo madre con muchos defectos pero digo yo q algo bueno también haré…

Deja un comentario