No me gusta el anuncio de Campofrío

Así, sin más rodeos. Ya lo he dicho. Me imagino que no debo ser la única, aunque si de las pocas que lo reconoce ¿ o no? Porque, no nos engañemos, lo que se lleva ahora es el rol de madre desbordada, nopuedoconlavida. Pues yo no. Y tampoco soy de las que disfruta, como si no hubiera un mañana, de las tardes de cumples o en el parque. Tampoco colecho y solo di el pecho a mi hija hasta los cuatro meses. Lo aclaro por si, quien no me conoce, me quiere tachar de madre entregada y abnegada. Nada más lejos. Pero estoy cansada de estereotipos y etiquetas. Soy madre, sin más, por expreso deseo. Siempre quise ser madre, y el Santo padre -pero padre de la Princesa no Papa :)- y la maternidad para mi no ha sido, ni será, un sacrificio sino un cambio de prioridades. Soy madre pero también soy mujer, hija, hermana y amiga y todo se puede compatibilizar sin gritarlo a los cuatro vientos y sin tener que hacer encaje de bolillos. 
Por eso no me gusta el anuncio de Campofrío. Sí, me siento estresada al igual que el 66% de las mujeres españolas y, seguramente, el mismo número de hombres (si los hubieran preguntado). Y no voy al gimnasio (desde hace más de 15 años) ni salgo a correr y no pasa nada. Y si no llego a recoger a mi hija al cole,  tampoco pasa nada porque para eso está su padre o, en su defecto, alguna madre amiga (hoy por ti y mañana por mi). Y tengo pareja estable desde hace muchos años pero si no la tuviera, ¿a quién narices le importaría? Y tengo patas de gallo (voy camino de los 44 años) y canas y michelines y ni me importa ni me importará un pimiento, señal de que estoy viva y soy 100% natural. 
Son muchas las noches que no hago la cena a la niña, porque es el Santo quien se ocupa, como otras veces soy yo la que lo hago. 
Y mientras nos sigamos regodeando en el “ya está bien de que me pregunten cuándo me caso, cuándo voy a tener un hijo o para cuándo la parejita” seguiremos fomentando esa innata curiosidad y cotilleo entre los que nos reodean, esa presión social de la que habla el anuncio.
Pues sí, tenemos complicado lo de llegar a cargos de responsabilidad en la empresa si queremos conciliar. Pero igual que lo tienen los padres de nuestras criaturas. Entonces, no nos flagelemos solo las mujeres, hagamos un alzamiento de voz común, que la unión hace la fuerza. 
Y por todo eso, y porque ya me aburre ese feminismo maternal en el que nos hemos subido desde hace unos años, no me gusta el anuncio de Campofrío que todo el mundo comparte y comenta. Bueno, y porque yo más que de pavo soy de jamón (y si es 5Jotas, más)
Os dejo el anuncio por si no lo habéis visto (que mira que me extraña) y para que veáis que está muy bien hecho. Porque lo cortés, no quita lo valiente:

¡¡FELIZ MARTES!!  

Post Escoba 2016: Semana 2

El lunes te hablé del vértigo que me da ver al ritmo que crece la Princesa; el martes…; el miércoles fue el turno de elogiar a la sanidad pública española, que tiene unos doctores maravillosos; el jueves no me quedó otra de hablar del…

¿Qué es la conciliación?

Foto: EFE  Conciliación: ese carro al que se va sumando todo el mundo. Esa podría ser una nueva acepción del término. Espero que no sea la palabra de esta legislatura, como fue “talante” en la de Zapatero, que se oía por todas partes pero…

Uno al mes: Nosotras que lo quisimos todo

Tantas cosas que leer, que siempre llego raspando a este reto de leer un libro al mes. En esta ocasión llego en la prórroga que nos han concedido. Y menos mal.  Porque a todas las cosas interesantes que llegan a mis manos, en estas…