Hasta luego

Ayer emprendendieron nuevos caminos tres de mis compañeras del departamento. Fue un día triste e intenso.  Pero como trato de seguir  con las gafas de ver bonito, aunque a veces es francamente complicado, pensaré en todo lo bueno que me han aportado a lo largo de estos tres años de intensa convivencia y de lo que me seguirán aportando fuera del ámbito laboral. Estoy segura.
Desde el minuto 1 de mi andadura en esta empresa tuve la mano tendida de las 3 y en menos de 5 minutos me sentí absolutamente integrada. Y que importante es eso. Ellas se van pero me quedo con la ternura e inocencia de Leti, el inmenso apoyo y optimismo de Marta y la eterna sonrisa de Marisol. Con ellas he aprendido que el trabajo y la amistad no están reñidos. No soy quien para dar consejos y, desde luego, no es esta la intención de este blog.  Pero hoy me vais a permitir uno: disfrutad y  valorad a vuestros compañeros. Al fin y al cabo son parte fundamental de vuestra vida.

Hasta los mismísimos de la crisis

Pues si, hasta los mismísimos. Os engañaría si os dijera que mi empresa no tiene dificultades. La semana pasada corría como la pólvora la noticia de la pérdida de 16 millones de euros en los tres últimos años. Evidentemente la noticia no dejaba indiferente…

El mejor reconocimiento, el de mi Santo

 Foto: José Pedro Salinas Hoy me vais a permitir que peque de vanidosa y que escriba una entrada un poquito personal. Ayer celebramos uno de nuestros Apuntes de Actualidad. Este evento es un desayuno de trabajo con una autoridad, al que asiste un nutrido…

Señor, ¿sabe usted leer?

Para lo que no saben lo que hago profesionalmente o diré que desde hace casi 7 años me dedico a la organización de conferencias para el tejido empresarial español (como me gusta esa retahíla). A veces, cuando dices que haces conferencias, hay gente que…

El séquito de los altos cargos

En los últimos meses, por mi trabajo he tenido que tratar con jefes de gabinete, jefes de comunicación y secretarias de altos cargos como Directores Generales, Consejeros e, incluso, Ministros.Y puedo asegurar que, como en botica, hay de todo. Pero ayer llegué al convencimiento…