La receta: Pastela árabe

Después de triunfar en Navidad con el  Nougat Glacé que aprendí a hacer en el  workshop de postres navideños de Albal y Madresfera, he decidido tirarme a la piscina y para fin de año hacer una nueva receta de la chef Iria Castro. Y en esta ocasión me voy a decantar por la pastela árabe, ya no solo por su sabor, que es espectacular, sino porque me parece un postre preciso y sé que va a encantar. Aquí os dejo la receta por si os animáis. 

INGREDIENTES

Para la base de la pastela:

  • Hojas de brick
  • Aceite de oliva para freír
  • Azúcar glass

Para la crema pastelera:

  • 450 ml leche
  • 150 ml nata líquida
  • 40 gr de maizena
  • 1 vaina de vainilla
  • 140 gr azúcar
  • 60 gr mantequilla
  • 6 yemas de huevo
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de café soluble

PREPARACIÓN

Primero nos ponemos con la crema pastelera. Para ello hervimos la leche con la nata y las vainas de vainilla. Mezclamos el azúcar con las yemas los huevos y la maicena. Vertemos el líquido caliente sobre la mezcla de huevos y unificamos bien. Volvemos a poner al fuego a hervir. Cocemos 3 minutos más y rápidamente lo traspasamos a un bol fuera del fuego y batimos enérgicamente con la mantequilla fría.
Dividimos la crema pastelera en dos partes e incorporamos las 2 cucharadas de café soluble a una de ellas mientras la crema aún esté caliente.
A continuación freímos, en abundante aceite, las hojas brick, una a una para que no se peguen. Retiramos y reservamos sobre papel de horno (mejor si es Albal)  para que reposen y se absorba el exceso de aceite.
A la hora de montar el pastel disponemos las capas de la siguiente manera: Hojas brick de dos en dos, extendemos encima la crema pastelera de café con ayuda de una manga pastelera, de nuevo 2 hojas de brick, volvemos a extender crema pastelera y por último 2 hojas de brick y coronamos el pastel espolvoreando azúcar glass. 
Entre las ambas capas de crema se puede poner una de turrón de Jijona desmigado, pero creo que yo me voy a saltar esa.

¡¡¡FELIZ MARTES!!

Feliz Navidad

A lo creyentes, a los ateos, a los agnósticos, a mi familia, a mis amigos, a mis enemigos, a los positivos, a los cenizos… a todos os deseo ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!! (y que no olvidemos nunca el verdadero sentido de esta fiesta)

No quiero muchos regalos para mi hija

Este año no quiero muchos regalos para mi hija… Si, tal cual. No es que haya sido mala, al contrario, ha sido buenísima y ha sacado unas notas inmejorables. Por eso, como premio, no quiero muchos regalos. Hace algunos años, después de un día…