Francamente querido, me importa un bledo

La que se ha liado pollito con la entrevista a Cristina Pedroche. Menudo hervidero han sido las redes sociales tras publicar la Vanguardia una entrevista a la presentadora, en la que aseguraba que tendrá un hijo y le querrá mucho, pero no tanto como a su marido. Pues me parece muy bien. Es más, aplaudo su postura. Hay que ser muy valiente para declarar sus verdaderos sentimientos. El periodista le prevenía de la posibles criticas que iba a recibir por semejante afirmación, a lo que ella contestó que cada una tiene sus sentimientos y que acepta, y no juzga, que haya gente que piense lo contrario. Nuevamente se merece un aplauso por su respeto hacia los que no piensan como ella. 
Puedes estar de acuerdo, o no, con su postura, pero no puedes ni debes criticar sus sentimientos. Son suyos como tú tienes los tuyos. Puede estar, o no, equivocada, pero eso no da carta blanca a la gente para que la puedan llamar hasta gilipollas.
Luego hablaremos de parto respetado, maternidad respetada, educación respetada… pero si no nos respetamos los unos a los otros, mal vamos. 
Yo pienso que no es comparable el amor que tienes a un hijo por el que tienes a tu pareja. Son diferentes, ni más ni menos. No es cuestión de cantidad ni de calidad. Esto no es una competición. Sé que ambos reciben lo mejor de mi y ellos me aportan lo que necesito para ser feliz, y con eso me basta. Y lo que piense o sienta Cristina Pedroche, o el vecino del cuarto, francamente querido, me importa un bledo. 

El torso desnudo

“El torso desnudo no tiene que ser una cosa ofensiva”, ha dicho Rita Maestre. Pero en una capilla y a modo de provocación si, apostillo yo. Como lo son las piernas al descubierto en una mezquita. Y cuando visité la mezquita de Kairuán me…

Post Escoba 2015: semana 48

El lunes te hablé de todo lo que aprendí en la Escuela Para Padres Dodot-Madresfera sobre pieles atópicas. El martes te pedí respeto después de enterarme de una absurda exposición de ¿arte? que hay en Pamplona; el miércoles te avisé de la rebelión de…

Ya está bien, ¡hombre!

No sé como empezar… Estoy tan cabreada enfadada que me atropello al escribir. Voy a ir por partes para que me puedas entender. Un tipejo, por llamarlo de alguna manera, que se hace llamar artista  presume de haber robado 242 formas consagradas en diferentes iglesias…

Otro mundo es posible

Ya no se puede hacer nada para evitar lo del viernes en París. Pero si está en nuestras manos que no se vuelva a repetir. De nosotros depende que nuestros hijos vivan en libertad. Que, aunque no lo compartan, respeten que Eva quiera a…