Seguros con el seguro

Uno de mis grande propósitos de este curso escolar, que hemos empezado como quien dice hace dos días,  es el de ahorrar. Estoy cansada de que se me vaya el dinero y no se ni cuándo ni dónde. Para empezar, he puesto en práctica lo que aprendí en el curso de rutinas de Orden y Limpieza en Casa (lo recomiendo al 100%) y he revisado todas y cada una de las pólizas de seguros que pagamos en casa: coche, hogar, decesos… y menudas sorpresas me he llevado.

Y es que, por lo menos yo, pago por prestaciones que ni siquiera sé que tengo. Y en otras ocasiones, pagando un poco más, conseguiría tener otros servicios que me harían la vida más fácil. Y en esa línea me vino al pelo el encuentro “Vuelta a la rutina segura” que organizamos en Madresfera con seguros Santalucía

Para empezar, Paloma Blanc, (7 Pares de Katiuskas) nos  explicó algunos consejos útiles, sencillos y muy prácticos sobre cómo evitar incidentes e incidencias en nuestro hogar. Pero de eso os hablaré otro día.

Hoy os cuento lo aprendí de  Javier Caravaca Cabello, Responsable de Prestaciones Patrimoniales y Decesos de Santalucía  Seguros quien nos ayudó a entender mejor cómo interpretar nuestro seguro y saber qué debemos tener en cuenta a la hora de contratar un seguro para proteger a nuestra familia y nuestro hogar. En definitiva, lo que yo buscaba.

¿Qué es un seguro?

Lo primero de todo hay que preguntarse, ¿qué es un seguro de hogar? A priori, todos los sabemos. Pero ¿cuánto conocemos de esto?  Javier nos explicó que los seguros de hogar son pólizas destinadas a cubrir los daños o pérdidas producidos en una vivienda a causa de incidentes de diversa índole. Estos seguros pueden cubrir desperfectos materiales, daños personales y a terceros. El objetivo de un seguro de hogar es cubrirte en el ámbito doméstico cuando se produce un accidente y se hace necesaria asistencia médica o técnica. Y ¿sabías que no es obligatorio tener un seguro de hogar? A no ser que la entidad bancaria con la que te cases de por vida al contratar una hipoteca te lo exija, no es obligatorio. Pero mi opinión es que es imprescindible. Además, ahora hay compañías, como Santalucía, que ofrecen seguros de hogar flexibles y baratos, que se pueden ajustar perfectamente a tu economía y te cubre los daños más frecuentes; así como seguros muy completos, como el Hogar iPlus, que atiende todas las situaciones posibles,  con diferentes tipos de asistencia (médica, informática, técnica, de seguridad, de viaje, de responsabilidad civil, etc.)

Por ejemplo, yo no sabía que en este tipo de pólizas, como la del Hogar IPlus de Santalucía, en caso de avería te envían a un reparador, asumiendo el coste de desplazamiento y las tres primeras horas de mano de obra. ¡Con la de chapuzas que me hubiera ahorrado! También te proporcionan el alojamiento en hotel si se produce el desalojo urgente del edificio (cosa que siempre me he preguntado cuando he visto siniestros en las noticias) el retorno urgente del viaje del asegurado, en caso de siniestro en la vivienda o personal de seguridad por quedar la vivienda desprotegida, después de un robo o una explosión. Y ofrecen una cobertura que a mi, por mi tecnolerdez, me parece indispensable: Asistencia informática incluida, por control remoto, telefónica o presencial. Te resuelven las dudas técnicas de los equipos informáticos que tienes en tu hogar.

En definitiva, creo que cuando me toque renovar el seguro de hogar (que ya lo tengo apuntado para que no se me pase) le daré una vuelta a este tema porque creo que merece pagar un poquito más y tener todo seguro.