Vivamos la vida

Vivamos la vida, maldita sea. Ya está bien de lamentarse, de llorar, de sufrir. Vale ya de odiar, de juzgar, de criticar. Vale ya de lo superfluo, de lo artificial y del postureo. Vale ya de desperdiciar tu vida intentando encontrarte.  Vale ya de copiar, de imitar y de envidiar. Vale ya de restar y no sumar. Vale ya de dejar escapar oportunidades.

Vale ya de postergar los encuentros, de que la pereza te pueda y la insidia más.

Vale ya del puede, mejor el voy. Vale ya del tener por tener, mejor el compartir. Vale ya del esperar, mejor ir a buscar.

Porque la vida son dos días. Y aunque te creas invencible, hoy estás aquí y mañana… ¿quién sabe?

¡¡FELIZ 2018!!

44

44 años los que cumplí ayer. Y con mis 44 castañas y un día voy  tengo muchos trucos para ser feliz. Ahí van algunos: 1.- Vivo, que ya es bastante. En el ecuador de mi vida he conocido a gente de mi quinta que,…

La fugacidad de la vida

Mis abuelos, por decisión propia, decidieron irse a vivir al campo. Y digo campo, y no pueblo, porque donde ellos vivieron los 50 últimos años de su vida  ni siquiera es un pueblo.  Allí fueron muy felices viviendo la vida como ellos escogieron: sin prisas,…

Resiliencia

Llevo tiempo con ganas de escribir sobre este “palabro” que tan de moda se ha puesto de un tiempo a esta parte. Pero se ha puesto de moda lo que es el término, traído por cierto de la ingeniería aeronáutica referido a la resistencia…

El arte de amargarse la vida

Es curioso el comportamiento de los seres humanos en algunas circunstancias. Parece que nuestro objetivo en la vida es el de ser feliz, pero por la actitud de determinadas personas creo que no todos buscamos el mismo fin. Me asombra la capacidad de la…