Tenemos que hablar

Muchos días sin escribir. Demasiados. Pero no sé que me ha ocurrido con el mes de septiembre que se me ha ido volando. Y por primera vez, en casi 6 años, se me ha pasado por la cabeza cerrar el blog. No hay nada más triste que un blog abandonado y en eso es lo que se estaba convirtiendo mi querido Corriendo sin zapatillas. 
Pero en los últimos días he tenido la necesidad de volver a este cuaderno de bitácora. Quizá haya sido porque tengo muchas cosas que contar, que compartir y por las que luchar. Quizá porque me paso el día entre bloggers que me dan mucha envidia cuando veo sus publicaciones. Quizá porque escuché a Lucía (Baballa) en Buenos días Madresfera y volví a sentir aquello que un día, leyendo su blog, me impulsó a escribir el mío. Sea como fuere, el hecho es que vuelvo con ilusión, y con algunos cambios. 
Vuelvo siendo una, salvo alguna colaboración. La Doctora sin Zapatillas me deja para emprender nuevos proyectos (no me quedaré muy lejos por si me necesita). Salvo su rincón, todo seguirá igual: iré subiendo recetas, seguiré hablando de maternidad (¿de qué si no?), de menopausia, caerá alguna perla de la Princesa y alguna manualidad (si es que me sale alguna). Incorporaré alguna sección (de libros me apetece mucho) y/o de viajes ¡quién sabe!
En cuanto al diseño… ¡con todo lo que quiero a este blog y lo poco que me gusta su apariencia! Lo veo viejuno. 6 años son muchos para que no haya habido cambios. ¡Renovarse o morir! dicen por ahí. Así que creo que ya va siendo hora de un lavado de cara (lo digo públicamente para obligarme). También habrá novedades en las publicaciones. Ha llegado el momento de ser realista y darme por vencida: no puedo publicar todos los días. Mucho trabajo, muchos retos, muchos proyectos y los días siguen siendo de 24 horas, para desgracia de algunos (como yo).  Los días en los que correremos sin zapatillas serán los lunes, miércoles y viernes. Los martes y jueves los dejo para otros.
Y ahora si, empieza el primer día del resto de la vida (espero que larga) de este blog. ¿Me sigues acompañando? 

2 Responses

  1. 2 octubre 2017 at 9:40 am

    ¡Por supuesto que te acompaño amiga!
    Por favor, no me dejes sin tus reflexiones que me encantan. Ya sabes que para mí el mejor día empieza con café y leyendo Corriendo sin zapatillas.
    Ánimo y poco a poco, quizás tengas que bajar el número de publicaciones semanales y así tengas ganas de que llegue ese día de escribir y publicar en vez de ansiedad porque no llegas y no lo haces.
    Un beso muy grande.

  2. 2 octubre 2017 at 10:11 am

    Gracias por tu fidelidad! Sigo tus pasos y desde ya voy a reducir el número de publicaciones. ¿Volveremos a coincidir en los temas? Lo veremos!!

Deja un comentario