Un cuento con final feliz (de momento)

Erase una vez un reino en que la gente era buena y mala. A los malos los metían en la cárcel y cuando salían, un par de años después,  ya eran buenos. Fin.
Bonito, y breve cuento, tan irreal como el de la Ratita Presumida o Pinocho.  Pero es el que nos han estado contando desde hace por lo menos 40 años. Un cuento fantástico y con mucha imaginación. Porque la verdad es otra. Los malos delinquen, unos más y otros menos, son condenados hasta 1.000 años de prisión, en algunos casos más, y en menos de 30 ya están en la calle. Y en la cárcel trabajan para reinsertarse en la sociedad, unos más y otros menos. Y los que menos, en menos de 10 años salen a la calle y vuelven a delinquir. Y entonces nos lamentamos, nos echamos la manos a la cabeza y nos desesperamos. Pero ya es tarde, porque ya hay 5 niñas, entre 5 y 10 años, que vivirán para siempre con la condena de haber sufrido una violación.Y para ellas, no hay ni reinserción ni rebaja de pena.
Pero no aprendemos. Y seguimos a cuestas con un Código Penal que ya no sirve. Porque los humanos, unos más y otros menos, somos despiadados. Y cuando el demonio se aburre, mata moscas con el rabo. Pero no importa. Seguiremos aplicando la leyes y pensando en los derechos de los condenados y los encarcelados. De las víctimas ya lo harán otros.
Hoy, gracias a la labor policial (que ha sido grande) las madres podemos dormir un poquito mejor. Pero lo que más me asusta es que, en el mejor de los casos, en menos de 30 años este depravado estará en la calle. Y tendrá 70 años y saldrá con más ganas de carne fresca, infantil, cándida… Y en la calle habrá miles de niñas esperándole. 

¡¡¡FELIZ JUEVES!!!

2 Responses

  1. 25 septiembre 2014 at 3:32 pm

    me entere ayer de los antecedentes y se me quitan las ganas de traer niños al mundo; es triste, pero prefiero no ver sufrir

  2. 25 septiembre 2014 at 9:28 pm

    A mi no se me quita de la cabeza esas cinco criaturas que han sufrido la maldad de semejante malnacido. Un abrazo.

Deja un comentario