Visita obligada

Hoy es una de esas cita anuales tan importantes como la de mi cumple, el cumple del Santo o mi aniversario de boda. Hoy es mi cita anual con el ginecólogo. No es que tenga un romance con él o me encante que me meta mano hasta el ombligo. Ni lo uno (porque es mujer) ni lo otro.  No es que esté enferma (espero) o me haya visto algo raro. Es importante porque me puede salvar la vida. Por eso no me pierdo una cita. Puede sonar exagerado, pero ¿a cuantas mujeres se les ha detectado un cáncer en una rutinaria revisión ginecológica? Si pasamos anualmente la ITV a nuestros coches cuando tienen una edad, ¿por qué no la pasamos nosotras?
De verdad que es muy importante y no lo podemos dejar olvidada en un cajón. Por favor, todos los años hay que pasar por el taller para evitar accidentes.
¿Y a partir de cuando hay que acudir a las revisiones periódicas? Los especialistas aconsejan cuando la vida de la mujer comience a ser activa y ya hasta el resto de sus días.
¿Y que nos pueden diagnosticar a tiempo en una simple visita? Pues desde un cáncer de mama, de ovario, de vulva y de endometrio en fases
iniciales, antes de que produzcan síntomas, hasta unos desarreglos hormonales sin importancia.
Sé que da mucha pereza pero no lo hagas por ti, hazlo por ellos. 
¡¡FELIZ MARTES!!!

3 Responses

  1. 3 febrero 2015 at 6:32 am

    Tienes toda la razón. La salud es lo más importante

    • 3 febrero 2015 at 6:51 am

      Y como bien dice el refrán, ¡más vale prevenir que curar!

      ¡Pasa un buen día!

  2. Anónimo
    Responder
    3 febrero 2015 at 8:08 am

    Totalmente de acuerdo…. me cuesta entender a las mujeres que pasan olímpicamente de estas revisiones…
    Que tengas buen día!
    Gri

Deja un comentario